Otoño en Alemania

DSC03118

Las dos primeras semanas despues de terminar la vuelta en bici, estuvimos en Stolzenau, donde habia empezado todo. Nos dedicamos a descansar y recuperar fuerzas. Necesitabamos estar quietos, y solos, y gracias a Kathy, pudimos hacerlo.
Despues de unos primeros dias de solo descanso, tanteamos la posibilidad de trabajar en el pueblo, pero nos dimos cuenta que habiamos llegado en la epoca equivocada. Empezaba el otoño, y se terminaba el movimiento. Analizamos otras posibilidades sin desesperarnos. Terminamos por entender que para conseguir un trabajo, sin hablar aleman, habia que ir a instalarse en la ciudad. No estaba en nuestros planes, asique decidimos otro camino. En esos dias, leimos, dormimos, tejimos, y metimos mucho netflix. El segundo fin de semana, nos fuimos de paseo a Hamburgo. Aprovechamos que Kathy nos podia llevar y visitamos la ciudad con uno de los puertos mas grande del mundo.  Lamentablemente el primer dia nos llovio mucho y no freno nunca. Igualmente hicimos la recorrida clasica, por todos los puntos marcados en el mapa turistico. Cruzamos el Rio Elba por abajo. Un tunel muy bueno, con vereda para peatones, y otra
para ciclistas. Extrañamos mucho nuestras bicis, porque caminamos una cantidad nunca antes caminada por nosotros. La casa de nuestro host, quedaba en la otra punta de la ciudad, y pensando que ibamos a aprovechar para conocer los alrededores, caminamos. Cuando le contamos a Patrick, que veniamos desde el centro, no lo podia creer. Fueron como 10km.


Patrick es de Estados Unidos, y vive en Hamburgo hace medio año. Compartimos un rato con él y un amigo suyo, los dos muy norteamericanos,mirando baseball. Vimos como cinco partidos seguidos sin entender nada. Igual fue una nueva experiencia. No nos pudo contar mucho de la ciudad porque era recien llegado, pero le agradecimos mucho el sillon.
El domingo fue un dia hermoso, con sol, y que aprovechamos para pasear por el lago de Hamburgo, y otra vez caminar mucho. A la tardecitanos reencontramos con Kathy y volvimos a Stolzenau.
Pasamos una semana mas en su casa, con mucho frio y muy mal clima, esperando el fin de semana en el que teniamos una invitacion de una
fiesta de cumpleaños. Anna, una amiga que nos presento Kathy, cumplia 26 años, y lo festejaba. Kathy era la encargada de la comida, y le ayudamos un poco a preparar la lasagna.
El sabado, antes de irnos a Wolfburgo, fui a andar en moto con kathy. Otro dia soleado y hermoso.
La fiesta fue bastante parecida a lo que podria haber sido un cumpleaños en Argentina, comida, bebida, baile. En un momento, la cumpleañera tenia que hacer unos juegos, en los que se tomaba muchos shots. Algunos no los entendimos, pero fue divertido. A pesar de que estabamos un poco colgados, varios se nos iban acercando a charlar, y la pasamos bien. Bailamos y nos quedamos hasta el final de la fiesta.
Dormimos en el sillon de la casa, y a la mañana siguiente un desayuno aleman de fin de semana.
Lo que mas nos llamo la atencion, es que algunos desayunaban con cerveza, y casi todos comian una especie de carne picada sin cocinar, y salame a la mañana. Al mediodia Kathy y Jonas, nos llevaron a la estacion de tren, junto con dos amigas, que tambien lo tomaban.
Nosotros ibamos hacia Dannenberg, en donde nos esperaban nuestra primer familia de helpx.


Helpx es una web, en la que algunos ofrecen su casa para recibir personas que quieran ayudar, “trabajando” algunas horas al dia, a cambio de cama y comida.
El viaje hacia Dannenberg fue largo, viajo con nosotros Teresa, asique fuimos charlando, y nos guio para los cambios de trenes.
Llegamos al atardecer, tipo 18hs, y nos esperaban Lis, Mathis y Johann, en la estacion. Unos 6 kilometros en el auto, y llegamos a su casa. No pudimos ver mucho, porque ya estaba oscuro. Lis nos hizo sentir muy comodos desde el pricipio. Nos mostro nuestro cuarto, y cenamos juntos con toda la familia. Hans el padre, Lis la madre, Johann de 5, y Mathis de 3.


A la mañana siguiente conocimos el terreno, que era bastante grande, los animales (gansos, gallinas, pato). Nos explico la rutina diaria, y que cosas que teniamos que hacer. Nosotros fuimos su herper numero 80, tenia mucha experiencia y se notaba. Todos los dias nos levantabamos 7:30, desayunabamos, y saliamos. Encerrabamos a los gansos, limpiabamos los corrales, juntabamos manzanas, y llevar leña a la casa. Touvimos varias tareas que nos llevaron varios dias, como la huerta, cortar madera para leña, limpiar.
Todas las mañanas, a eso de las 10:30hs, uno de los chicos nos llamaba gritando “coffee break!”. En donde tomabamos un cafe, una fruta, y alguna otra cosa rica. Esos eran lindos momentos para charlar con Lis, Hans (que venia del trabajo), y los chicos. Despues seguiamos hasta el mediodia, almorzabamos, los chicos se iban al jardin, y nosotros a descansar. Los poquitos dias que hubo sol, aprovechamos para pedalear, un dia anduvimos en canoa. La primer semana anochecia alredor de las 18, pero la segunda cambio la hora, y empezo a anochecer a las 17. Asique los dias se volvian mas cortos, y mas frios.


El primer fin de semana, fuimos todos a cortar un arbol a lo de una vecina. Era un nogal viejisimo que se habia caido por la tormenta, y lo hicimos leña. Ese dia, nos invitaron a todos a almorzar a la casa de una de las amigas de la familia.
La segunda semana seguimos conociendolos, con nuestras tareas diarias, y un poco de gripe. Nos llevaron al pueblo cuando fue el carro de salchichas, y probamos un monton de distintos tipos. El fin de semana, organizaron una cena con amigos, pizza al horno de barro. Lo interesante era que cada uno preparaba su propia pizzeta. Muchos gustos, muy ricas.
El domingo fuimos a una caminata con linternas, cantando canciones al ritmo del acordeon. Algo muy tradicional entre los niños alemanes. Hacia bastante frio, pero nos gusto la experiencia.
La tercer semana, hubo un ferido y fuimos a ver un concierto de campanas, muy bueno, frente a la iglesia del pueblo. Seguimos ayudando con la madera, y lana de oveja que habia que limpiar. Jugamos mucho con los chicos, nos sentimos parte de la familia. El tercer fin de semana, y ultimo, Lis nos consiguio una changa paga, ellos nos estaban y nosotros fuimos a trabajar a lo de una vecina, tambien con madera. Tuvimos suerte.

DSC03176
El lunes 6 de noviembre, nos despedimos de esta hermosa familia, que esperamos volver a ver. Y partimos rumbo a Hamelin, la cuidad del flautista, hacia nuestra segunda experiencia de Helpx. Llegamos a la tarde, y nos recibieron Andreas, Uli su mujer y Silas su hijo. Ellos se mudaron a Hamelin hace menos de un año, antes vivian en el campo (como le dicen aca). Compraron una casa muy grande en el centro de la ciudad de 50mil personas. En el primer piso Andreas tiene su estudio de arquitectura, y arriba es la casa. Nuestro cuarto fue en el tercer piso. Con ellos tambien tuvimos una muy buena experiencia. Nuestros dias empezaban a las 8, desayunabamos solos porque todos empezaban sus actividades antes.


La primer semana, hicimos jardineria, podamos arboles, y nos volvimos expertos del rastrillo. Al mediodia ibamos a almorzar con Andreas. Casi todos los dias que estuvimos, nos llevo a almorzar afuera. Probamos un monton de cosas ricas, algunos platos tipicos. Tres sopas muy buenas, currywurst, gruncole, comida thai, entre otros. A la tarde, al igual que en Dannenber, descansamos, paseamos, muchas series. El fin de semana que estuvimos con ellos, fue Marie su hija, charlamos con ella, estuvo de viaje en Nueva Zelanda e Irlanda. Jugamos un juego de mesa con trenes. La pasamos bien. En la cena hicieron una comida especial, que comen en navidad, se llama raclett. Es una especie de queso derretido, mezclado con otras cosas. Muy rico.

DSC03191
La segunda semana estuvimos en el sotano, ordenando y limpiando, y destruyendo planos. El “trabajo” era muy sencillo, y los dias muy tranquilos. Una tarde fuimos con Uli a conocer su caballo. Una noche hicimos empanadas, vino tambien Marie y una amiga. En general estuvo todo muy bien. Nos gusto conocer otra familia alemana.
El viernes, Silas nos llevo a Hannover, nos dejo en el trabajo de Kathy, asique zafamos del tren.

DSC03196
Con Kathy fuimos a Stolzenau, nos juntamos con sus amigos, fuimos a saltar en cama elastica con arnés, y no mucho mas porque el clima estaba horrible. De despedida Kathy preparo una comida alemana muy buena.
El lunes estuvimos solos en Stolzenau, y el martes nos fuimos con la mamá de Kathy, hasta el tren. De ahi a Hannover donde pasamos el dia bajo la lluvia, y a la tarde, tomamos otro tren hacia Sehnde, nuestro ultimo destino antes de la vuelta.
Nos recibio Anna, y nos dio uno de los cuartos de su casa de huespedes. Ella vive en una casita al fondo, y alquila las habitaciones de la casa a personas que son de otro lado y trabajan por la zona. Cenamos con ella y charlamos. Empezamos a conocernos, nos explico que ibamos a estar solos, porque ella trabaja todo el dia, en una fabrica de quesos. Nos dio algunas tareas, que fuimos haciendo los dias siguientes, una vez mas sacar hojas, y ordenar el jardin. Aprendimos hacer cuadros para abejas, hicimos muchisimas.


El fin de semana, vinieron sus hijos y su nieta. Comimos mucho, y charlamos. Aca en Alemania, los desayunos en dias no laborables, son la comida principal. Hay de todo para elegir, con eso tiras hasta la cena. Tambien fuimos a andar en bici, y pasear por el pueblo. En las tardes esperabamos que llegara Anna del trabajo, con comida preparada y compania. Fue otra experiencia distinta que las anteriores, pero igual positiva. Anna fue super amable y amigable con nosotros.

DSC03200
Estos dos meses fueron distintos al resto del viaje, principalmente por la quietud, y por el cambio de estación. Se nos vino el otoño encima, frio y oscuro, y no nos lo esperabamos. Igualmente agradecimos mucho los tres hogares que nos hospedaron. Nos llenaron de familia y calidez, que nos vino bien despues de tanto movimiento. De todas formas este frio, y estar quietos, nos hizo extrañar un poco mas todo que en el resto del viaje, y nos fuimos llenando de ganas de volver.
Volvemos muy contentos, con las mochilas cargadas y los corazones repletos de buenos recuerdos, anécdotas, imágenes y con varios amigos nuevos. Ahora nos espera otra etapa distinta. hasta el próximo viaje.

WhatsApp Image 2017-11-29 at 20.44.00

Anuncios

Ultimo Objetivo: Berlín. Camino de vuelta a Stolzenau. Genthin; Stendal; Wolfsburgo; Hannover.

DSC02888La entrada a la ciudad de Berlín, no fue nada complicada. Por suerte, encontramos bici sendas y nos ubicamos bastante bien. Aunque el día no estaba tan lindo, muchas nubes y humedad, pedaleamos contentos de conocer la capital, y llegamos temprano. Tipo 16hs, nos encontramos con Jens, en su casa. Él se había mudado con su flia, hace solo 3 semanas. Por eso el departamento estaba un poco en construcción. Jens estaba fabricando unas camas en una habitación, que lo tenían medio ocupado. Igualmente nos recibió con café, charlamos un poco. Nos contó de su viaje por Sudamérica, con su esposa y dos niñas pequeñas (una de 7 y otra de 1). Hicieron de Santiago de Chile hasta Ushuaia, después un vuelo a Salta, y hasta Lima. Impresionante. Nos contaron que tuvieron récord de dormir en carpa por dos meses seguidos. Se nota que se acostumbraron a la vida simple.DSC02852

Después de conocerlos, nos fuimos a pasear por unos parques cercanos que nos recomendaron. En el Gleisdreieck, que lo hicieron sobre viejas vías de tren, es un parque muy grande, y muy lindo, moderno, con muchas partes. Skaters, juegos para chicos, canchas de deportes, etc. Frenamos a descansar en unos bancos, y sacamos una foto.

De ahí, nos fuimos al Victoria Park, en donde hay una linda cascada, y cuando quisimos fotografiarla nos dimos cuenta que no teníamos la cámara. Desesperados, volvimos sobre nuestros pasos (en realidad, sobre nuestras llantas), a toda velocidad, y la encontramos al lado del banco donde habíamos estado. Zafamos, una vez mas. La suerte de nuestro lado.DSC02855

Paseamos un poco mas, y volvimos a la casa, donde estaba toda la familia. Si bien, fueron muy amables con nosotros, y las nenas un amor, sentimos que no había espacio en el depto, y que sobrábamos un poco. Decidimos entonces (muy de exigentes), buscar otra opción para quedarnos al día siguiente. Siempre que mandamos solicitudes de warmshowers, enviamos varias, sobre todo en las ciudades. Por eso es que teníamos otras posibilidades, que nos habían respondido afirmativamente, y decidimos escribirle a Ingrid.

Cenamos con la familia, jugamos con las nenas, y nos fuimos a dormir temprano, en un cuarto sin muebles, que usan las chicas para jugar.

El viernes 22/9, mientras desayunábamos charlamos bastante con Emilia, y nos dio algunos consejos sobre Berlín.

DSC02863

Nos fuimos a pedalear, directo a tratar de conseguir yerba en el camino, pero sin éxito. Paseamos por East Gallery, que es una parte del muro de Berlín, que intervinieron muchos artistas. De un lado de la pared, hay un montón de obras de arte, algunas muy famosas, y casi todas muy lindas. Del otro lado, hay testimonios y fotos, muy impresionantes. Como primer punto en la ciudad, nos gusto mucho. Ya nos empezó a atrapar la historia de la ciudad, que es un poco la historia de occidente.

De ahí, seguimos hasta Alexander Platz, una de las plazas centrales, donde había una feria por el Oktober Fest. Vimos el reloj con las horas del mundo, y la torre de televisión. DSC02904Pedaleamos por todo el recorrido turístico, mirando y admirando los edificios y la ciudad en general. Pasamos por algunos museos, y conseguimos yerba en una galería. Fuimos a un parque muy grande, el Tiergarten, hicimos picnic, y cruzamos la famosa puerta de Brandemburgo. Llena de turistas. Ademas se estaba preparando la maratón de Berlín, asique estaba todo bastante revolucionado.

Seguimos mirando todas las vistas obligatorias, pedaleando y pedaleando, disfrutándolo mucho. Berlín es una ciudad gigante, viven casi 4 millones de personas, asique es bastante transitada. Tiene un aire muy cosmopolita, internacional. Mucha gente joven, mucho arte, muchos graffitis en todos lados (mas que en cualquier otra ciudad que recorrimos).

DSC02926

En otra de las plazas principales, Gendarmenmarkt, nos encontramos con un cierre de campaña (había elecciones el domingo), mucha gente, regalaban helado y algodón de azúcar, asique aprovechamos. No teníamos ni idea de que partido era, pero nos quedamos un rato. Había un grupo de actores haciendo una performance, protestando por algo que no entendimos. Tenían una cinta, tapándose la boca, y no hablaban. Nos acercamos a preguntarles si hablaban en ingles, que estaban haciendo, pero con gestos nos dijeron que no hablaban. Fue muy raro. También un periodista nos hizo una pregunta para la televisión, filmándonos y todo, sobre que pensábamos de Europa como proyecto.

A eso de las 17hs, emprendimos la vuelta para lo de Jens. Juntamos nuestras cosas, le agradecimos y nos fuimos a la casa de Ingrid y Eduard. A penas llegamos, Eduard nos recibió con mucha buena onda, y nos dijo que Ingrid estaba de viaje, y que nos podíamos quedar el tiempo que quisiéramos. Charlamos un montón, el departamento re copado. DSC02940Ellos antes alquilaban una habitación por Airbnb, pero se cansaron y ahora la tenían para invitados como nosotros. Cenamos una buena picada, mientras nos contamos mutuamente nuestras vidas. Eduard es profesor, tiene 29 años, y no viajaba mucho en bici, pero con planes a futuro. Le preguntamos como era vivir en Berlín, y él estaba muy contento, aunque en otro momento de su vida, piensa irse a un lugar mas chico.

A la mañana siguiente, no vimos a Eduard, ya que estaba durmiendo. Desayunamos y nos fuimos a seguir recorriendo Berlín. Estuvo muy bueno tener un día extra, porque como ya habíamos visto lo obligatorio, pudimos perdernos por las calles y estar mas relajados. Primero fuimos al lugar preferido de Eduard en la ciudad, el Tempelhofer Feld, es un parque gigante, hecho en un antiguo aeropuerto. Es mucho espacio, sin arboles, con el cemento de las pistas pintadas, y no mucho mas. DSC03000Esta muy bueno, lo recorrimos bastante. Cuando elegimos el banquito para tomar mate, nos encontramos un celular. Obviamente, buscamos la forma de devolverlo. Tuvimos que hacer varias llamadas, y logramos contactarnos con la sobrina de la dueña, que nos dio la dirección para que se lo llevemos. Cuando tocamos el timbre de la casa, la señora no entendía nada, ni sabia que lo había perdido. Se sorprendió mucho, y lo agradeció también. Nos regalo dos latas de cerveza con pomelo rosado, que llevamos para el almuerzo. Devolver el celu, nos hizo recorrer barrios que no esperábamos, y nos gusto mucho. Encontramos una feria, de todos inmigrantes, y compramos uvas. Todos los vendedores turcos, estaban a los gritos. Nos pareció bastante gracioso. Era muy extraño. Nos fuimos al Treptower Park, memorial de la URSS, y almorzamos ahí.

Como ya esta llegando el otoño, los arboles cambian sus colores y es muy lindo de ver. Paseamos bastante mas, vimos Molecule Men, una escultura gigante en el rio. Rodeamos el centro de la ciudad, y pedaleamos un montón hasta el Mauerpark. En este parque, hay un monte artificial, que da una buena vista de la ciudad, ademas hay un montón de graffiteros, y esta muy bueno.DSC02995

Se estaba haciendo tarde, y se venia la lluvia, asique emprendimos el regreso. Nos agarro el chaparrón en el centro, y nos empapamos en 10 minutos. Encima estaban corriendo en rollers por las calles que al otro día iban a usar para la maratón, asique estaba todo cortado, y no nos dejaban pasar. Teníamos que esperar a que pasen los competidores, y cruzar corriendo la calle.

Mientras estábamos comprando la cena en un supermercado, un señor nos dijo “que bueno escuchar cristianos por acá”. Nos pusimos a charlar en la fila para pagar, y nos contó que esta en Berlín hace muchos años, y baila tango. Dijo que vivir en Alemania en la adultez esta bárbaro.

Cenamos solos, porque Eduard se fue a lo de sus papás. Nos sentimos re cómodos, estuvo muy bueno tener lugar con esa lluvia.DSC03009

A la mañana siguiente, preparamos nuestras cosas, desayunamos riquísimo con Eduard, unos panes buenísimos, y salimos porque nos esperaban mas de 90 km ese día. La lluvia no freno en toda la noche, pero cuando salimos aflojo bastante. El día estaba realmente horrible. En las calles de la maratón, estaban corriendo las bicis adaptadas, es admirable los rápido que van con la fuerza de sus brazos. La maratón es un gran evento en la ciudad, el domingo a las 9 de la mañana, había bandas tocando en la vereda, y gente mirando y alentando a los atletas.DSC03042

Pedaleamos la primera etapa hasta Potsdam sin parar, casi todo el camino fue ciudad. Tuvimos un pinchazo, que arreglamos rápido y seguimos. A partir de ahí, se hizo mas ruta, pero por suerte siempre por bicisenda. Alrededor de las 14hs llegamos a Brandemburgo, ya bastante cansados, pero mas cerca de lo que esperábamos a esa hora. Almorzamos en la plaza. El clima no mejoraba, pero tampoco llovía. Pedaleamos todos los kilómetros que nos faltaban, y llegamos a Genthin, a la casa de Thomas, Elly y Otto, nuestros hosts. Otra familia muy linda, viviendo en una casa muy grande, hasta habían festejado su casamiento hace poco, ahí mismo. Otto esta por cumplir 1 año, y es un bebe muy simpático. Se ríe todo el tiempo. Thomas y Elly son una pareja encantadora. Muy viajeros, recorrieron un montón. Viajaron por la Patagonia en bici, y también recorrieron el Danubio hasta el Mar Negro en canoa.

DSC03023

Casi 3 mil km a puro remo. Nos encanto la historia. Nos dieron ganas de algún día hacerlo. Cenamos en familia, y nos acostamos tempranito agotados.

Durante el desayuno, charlamos mas de todo un poco, tomamos mate, y preparamos todo. Nos dimos cuenta que el arreglo del pinchazo del día anterior, tenia un perdida, asique otra vez a cambiarla. Mas relajados, salimos a la ruta, a eso de las 11hs, pero sin preocuparnos porque teníamos solo 40km por delante.

Llegamos a destino tipo 2 de la tarde, y cambiamos un cupón de oferta en el mac. Aprovechamos para conectarnos y descansar. Tipo 3y30 apareció Viktor, nuestro host en Stendal. Vio nuestras bicis afuera, y nos paso a buscar. Fue un host inusual. Vive de manera muy hippie. En un terreno que no tiene dueño, él se instalo con unos remolques, e hizo una huerta. Nos dijo que nos podíamos quedar en uno de los remolques, y tomamos mate mientras nos contó como fue que termino viviendo ahí. Nos dijo que no era legal, y que una vez llego la policía, y gente de la ciudad, que sacaron fotos, pero que nunca mas paso nada. DSC03033Ya hace dos años que esta ahí, y esta contento. Es psicólogo, y trabaja con adolescentes. Nos contó muchas cosas sobre los problemas de vivir así, y como los fue resolviendo. Vive como de camping, se baña en un club, y no tiene muchas comodidades. Lo que mas trabajo le dio, fue el tema del frio, y como aislar su casa. Puso fardos de pasto, cubriendo todo el remolque, lo que lo hace ver bastante gracioso. Dijo que no había sido muy buena idea, porque se le lleno la casa de arañas. Por suerte nuestro remolque no tenia nada, asique estuvo bien. Fue una experiencia nueva. Lo ayudamos con la huerta un buen rato. Rastrillamos, sembramos y limpiamos. Cocinamos juntos, y cenamos un guiso. Cuando bajo el sol, nos fuimos a dormir.

El martes, salimos temprano porque otra vez nos esperaban 90km, aunque esta vez teníamos una gran motivación: había un asado en Wolfsburgo esperándonos. Íbamos directo a la casa de Christopher y Anna, amigos de Kathy con los que ya nos habíamos quedado antes de salir. También iba a estar Kathy, asique era un día de reencuentros. Igualmente fue muy largo. Costo mucho la pedaleada. Se nota que estábamos cansados y no habíamos dormido bien. El clima tampoco ayudo, no salio el sol en ningún momento, y hacia frio y calor a la vez. Fuimos por rutas pequeñas, cruzamos típicos pueblos alemanes y finalmente llegamos tipo 17hs.

DSC03041Nos pusimos al día con Kathy, conocimos a Jonas su nuevo novio, y cenamos un delicioso asado alemán. Fue cocinado en 10 minutos, lo cual no deja de sorprendernos. Tampoco deja de sorprendernos, la capacidad de beber alcohol que tienen estas personas. Primero jugamos al ‘chancho’, y el que perdía, tomaba un shot de una bebida muy fuerte. Por suerte no perdimos mucho. Después de unos cuantos shots encima, nos mostraron un juego alemán, en el que hay que tomar cerveza muy rápido. Por supuesto que nosotros perdimos totalmente. El juego es en dos equipos, con una cerveza cada participante. Consiste en tirar una botella de plástico que esta en el medio, con una pelota de tenis. Mientras la botella esta caída, el equipo que la tiró, debe tomar lo mas rápido posible su cerveza, y el otro equipo tiene que acomodar la botella y ponerse en posición. Gana el equipo que termina su cerveza primero. Pobre Anna le toco con nosotros, asique perdió también.

El miércoles a la mañana, tipo 7y30hs, todos frescos como una lechuga, preparados para ir a trabajar. Y nosotros no tan frescos, teníamos que salir a pedalear otra vez 85km. Tomamos un café, y arrancamos. En uno de los primeros pueblos, tomamos mate, y seguimos. Nos guiaba el gps, asique no nos perdimos. Fuimos por callecitas muy cómodas sin transito, asique aunque el clima no acompaño, el día fue tranquilo.

DSC03046Llegamos a Hannover, directo a la casa de nuestros últimos hosts, a eso de las 17:30hs. Ya estaban preparando la cena, asique comimos antes de bañarnos. Conocimos a Sven de 22 años, estudiante de geología, y a sus padres. Una familia muy alemana. Muy simpáticos, muy viajeros, pero no tanto en bici. Solo Sven en Australia, que se fue con la misma visa que tenemos nosotros. Charlamos bastante sobre Alemania y Europa. Les contamos sobre Argentina, y nuestro viaje. Fue una linda cena.

El jueves 28 de septiembre de 2017, volvimos al lugar del que salimos. DSC03043Nos levantamos temprano, desayunamos con Sven, y pedaleamos con él, hasta su universidad. Fue muy emocionante estar donde ya habíamos estado 5 meses antes. A partir de ahí, seguimos el canal, que nos llevaba camino a Stolzenau. Una vez mas tuvimos clima otoñal, mucha niebla y frio, pero por suerte, poquita lluvia. Hicimos los 60km con pocas paradas, charlando bastante sobre el viaje y el futuro.

Llegamos a las 15hs, y después de 5 meses y 10 días, en la puerta de la casa de Kathy, donde todo empezó, nos dimos un fuerte abrazo.DSC03057

Praga, anteúltimo objetivo; Kolin, Melnik, Usti nad Labem (Rep. Checa) y camino a Berlin: Pirna, Dresde, Belgern-Schildau, Wittenberg, Seddiner See (Alemania)

DSC02764

Después de unos cuantos kilómetros en el frío, el lunes 11/9 llegamos a la casa de los Tvrzniks. En la casa son 7, a veces más, están muy acostumbrados a recibir visitas. El papá de la flia es un personaje muy interesante, sabe de todo, tiene mil historias, opiniones, y es muy hospitalario. La madre, Dana, es re amable, profe de geografía, atenta a todos. Los chicos son educados, simpáticos, conocimos a 4 de los 5, el que nos faltó estaba en una competencia de atletismo en otra ciudad. La más grande es súper carismática, tiene 16 y esta a full todo el día. Charlo bastante con nosotros, estaba muy entusiasmada porque en unos días se iba a Turquía por tres meses sola, a estudiar. Toda la familia es amante de Turquia, fueron varias veces y tienen planes para volver. Alžběta nos contó que cuando termine el secundario va a estudiar Turcología (no sabíamos que existía esa carrera). Patrick, otro miembro de esta flia, tiene 13 años, jugamos juegos de mesa con él y nos enseñamos nuestros idiomas.

La primera noche cenamos juntos en familia, pero cada uno a su tiempo, notamos que así funciona esta familia, poco convencional. Todos colaboran, son muy lindos, nos encantó formar parte por un ratito. Mientras charlábamos, Dana nos preguntó si queríamos ir a hablar con los chicos a su escuela, obvio que dijimos que si. Cenamos unas pastas y Jiri invitó a Juan al pub. Se fueron y me quede charlando con Dana y con la mayor de las hijas, y después jugando con Patrick.

DSC02678
Muro de Jhon Lennon – Praga

Jiri nos dijo, que si no teníamos host en Praga, lo mejor que podíamos hacer era ir desde ahí (Kolin) en tren por el día, y volver a dormir a la noche. Nos explicó todo y nos convenció. Ya habíamos estado pensando en que no nos iba quedar otra que ir a un hostel, asique esta nueva opción nos vino muy bien.

La mañana del martes 12, madrugamos con una linda motivación, conocer “el corazón de Europa”. Desayunamos rápido, al ritmo de la familia y nos fuimos a la escuela. Dana nos hizo un recorrido y la acompañamos a las aulas a buscar a los chicos que estuviesen interesados. Dos de los alumnos nos guiaron hasta la sala de computación, en donde esperamos un rato y se fue llenando de chicos y chicas de varias edades (pre-adolescentes). La sala era un lujo, todas compus modernas, sillas con ruedas, un proyector, todo en perfecto estado. Cuando toco el timbre Dana nos presentó, explico lo que es warmshowers y les contó un poco de nosotros. Cuando nos tocó a nosotros hablar, nos volvimos a presentar, les preguntamos que sabian de Argentina, y por supuesto “Messi” fue la respuesta. Les mostramos el mapa, de donde veníamos, les hablamos de Junin, y les contamos nuestro viaje, todo en ingles. Fue una linda experiencia, Juan toco una chacarera que todos aplaudieron. Les mostramos el blog, algunas fotos, y el himno de Neuquen. Ellos nos cantaron una cancion de su ciudad. Nos hicieron algunas preguntas, si extrañabamos, la comida, donde dormiamos, etc. La pasamos bien, estuvimos unos 40min y no se hizo largo ni incomodo. Salimos en la pagina web de la escuela. https://www.5zskolin.cz/2017-09-12/navsteva-z-argentiny/

DSC02609Jiri nos paso a buscar por la escuela y nos llevo a la estación. Un tren, y a la media hora estábamos en el centro de Praga. Caminamos muchísimo, como en Venecia o más. Fuimos a todos los puntos de atracción. Lo que no pudimos ver, fue el reloj astrologico en la plaza central, porque estaba en reparacion y según nos dijeron los arreglos van a durar dos años. Tendremos que volver.

DSC02613

Lo que sí pudimos ver, fueron las famosas torres, la catedral, el castillo, la opera, los puentes. Fuimos al muro de Jhon Lennon. Vimos una muestra de fotos de la inundación que hubo en el 2002, muy impresionante. Los edificos historicos, son impactantes y tienen un estilo gotico muy particular. Nos gusto mucho recorrer esta ciudad. Encontramos algunas cosas en comun, con otras ciudades europeas, pero también sus toques unicos. Es muy bella, mucho arte, mucha historia. Nos pasamos todo el día caminando la ciudad. Sacamos muchas fotos, y lo disfrutamos. Por supuesto, siempre nos vamos con la sensacion de que podriamos estar días y días descubriendo cosas, pero como visita estuvo bien.

A la vuelta, Jiri y Dana nos esperaban en la estación. Unos genios. Otra vez cenamos en familia y jugamos con Patrick un juego de mesa. Agotados nos fuimos a dormir para retomar la ruta al día siguiente.

DSC02720

A las 7 de la mañana, antes de que todos salgan para sus actividades, nos sacamos una foto familiar en la vereda. Estabamos contentos porque encontramos que podíamos seguir desde Kolin, el rio Elbe, hacia Dresde. Después de preparar nuestras cosas, salimos rumbo a la bicisenda.

Se nos paso un poco la alegria, cuando vimos que el camino era todo de ripio, y no en muy buen estado. Eso si, el paisaje buenísimo, pero un día muy frio. Los pozos y las piedras, nos retrasaron bastante, y a mediodía, solo habíamos hecho 25km. Seguimos, pensando que el total del día eran 60km, pero resultaron ser mas de 80km. No estábamos preparados mentalmente. Igual los hicimos con mucho esfuerzo por el frio. Llegamos a Melnik mas tarde de lo que esperábamos, pero llegamos. Fuimos directo al camping que habíamos visto por internet. Armamos campamento, incluido el techo de plastico, pensando en el rocio. Sopa y a la carpa.

DSC02728

Nos sorprendio la lluvia a la noche. Y no fue pasajera. Llovio fuerte, toda la noche. Por suerte, el plastico estaba bien puesto, y nos salvo un montón. Entro muy poca agua a la carpa, mucho mejor que otras veces. Lo malo fue que a la mañana seguia lloviendo, y no parecía que fuera a frenar. Nos fijamos en internet, lo pensamos un poco, y decidimos quedarnos un día mas en el camping. La primera vez en todo el viaje, que el clima nos frena. Aprovechamos para descansar, porque hacia muuuchos días que no parabamos.

Dormimos siesta, usamos wifi, miramos videos, hicimos nada. Y llovio todo el día. Fue una buena decisión quedarse. A la noche, se despejo por completo. Se veian las estrellas. Habiamos dejado una bolsa con basura, cerca de la carpa, para llevarla al tacho al otro día. A la madrugada, escuchamos ruidos, y pensamos que eran ratas. Nos dio mucho asco. Cuando salimos a ver, eran dos puerco-espines, hurgando nuestra basura. Cuando los alumbramos con la linterna, se quedaron congelados. Tenian mas miedo que nosotros. Nos llevamos la basura y se fueron.

DSC02722La mañana del jueves 14, desarmamos todo, por suerte seco, y salimos hacia Usti nad Labem. DSC02730Otro día por bicisenda, en bastante mejor estado. Estaba nublado, pero agradecimos que no llovia. En un momento, nos dimos cuenta que la bicisenda daba demasiadas vuelta, asique tomamos la ruta, que era mas directa. Nos ahorramos unos cuantos kilómetros, y llegamos a destino. Como teníamos tiempo, paseamos por el centro, y después,tipo 18hs, fuimos a la casa de nuestro host del día.

Tomas, es un joven checo, vive con su mamá y su novia de Tailandia. Habla poco ingles, y su novia menos. Nos quedo la duda de como se comunicaban entre ellos. Fue una situación un poco rara, mas que nada por la barrera idiomatica. Igualmente, logramos conversar un poco, y fue muy hospitalario con nosotros. DSC02737Ellos ya habían cenado, pero nos ofrecieron algo de comer. Nos contó un poco de sus viajes, nosotros le contamos del nuestro. Y nos fuimos a dormir muy temprano.

Somos muy respetuosos del horario que nos dicen los host para levantarnos. Tomas, nos había dicho que a mas tardar a las 7:30hs nos levantemos. Sin embargo, tuvimos que esperarlo a él, hasta las 8hs, que recien amanecia. Tomamos un café, y seguimos viaje. Otro día frio. Muchas nubes, y con miedo de que se largue. Seguimos rio abajo por bicisenda, disfrutando del paisaje. Eran muchos kilómetros, pero fueron llevaderos. Cruzamos pueblos chiquititos, todos muy lindos. Atravesamos la no-frontera con Alemania, a eso de las 11hs, y almorzamos frente al rio. Ya del lado Aleman, la bicisenda mejora muchísimo, el pavimento un lujo. Y los carteles, en cada curva.

DSC02746

Otra vez, llegamos con tiempo, esta vez a Pirna. Un pueblo pintoresco, en el que paseamos por el centro. Habia una feria en la plaza, y probamos una especie de torta. 17:30hs, fuimos a la casa de Jana y Thomas. Ellos son una pareja de mas de 50, cicloviajeros, que en 2013 recorrieron sudamerica. Super amables. Hablan un poco de español, y nos recibieron muy calidamente. Nos acomodamos en la oficina de Thomas, que esta separada de la casa, porque en la casa ya habían visitas. Una de las hijas, con su pareja y su hijita. Cenamos en familia. DSC02749Tuvimos suerte, porque ese día habían tenido un cumpleaños, y la cena eran sobras muy ricas, tipicas, y abundantes. Antes de cada comida esta familia tenía un cantito de dos o tres versos en alemán y en checo, porque su nieta iba a un jardín bilingüe. Durante la cena les contamos sobre nosotros y ellos nos contaron bastante acerca de su viaje por latinoamerica. Estaba también la abuela, asique todo el tiempo la hija traducía. Fue una cena agradable, la pasamos muy bien. Antes de irnos a dormir nos mostraron fotos y videos del viaje, Junin no aparecía pero habían pasado había fotos de San Martin. Nos dijeron que a la mañana siguiente nos esperaban con un desayuno alemán, asique nos dormimos contentos.

DSC02762El desayuno estuvo buenísimo y pudimos charlar más y hacer muchas pregutas como nos gusta. Hablamos sobre la realidad de Alemania,la UE, y bastante sobre historia. Thomas y Jana estan cerca de los 60 y crecieron en la Alemania del este, comunista. Ambos tenían años cuando fue la unificación y lo recuerdan bien. Nos contaron anecdotas de esos tiempos y nos dieron su opinión. Fue muy interesante. Jana nos contó que su infancia durante el comunismo estuvo llena de miedo, su papá trabajaba como privado (no explicitó en que) y como la maestra lo sabía no la trataba tan bien. Además en su casa le decían que no podia contar nada de lo que se hablaba en la mesa porque sino su papá iba a ir preso. De todas formas ella también nos dijo que consideraba que en ese tiempo la educación estaba mucho mejor y era más igualitario.

La hija de nuestros hosts nos dijo que tenían que ir para el mismo lado que nosotros y si queríamos pedalear con ellos, asique después de la foto familiar salimos todos juntos. Igualmente nos separamos al ratito porque ellos con niños iban más lento.

El domingo el día estaba hermoso asique disfrutamos mucho la hora de pedaleada que teníamos desde Pirna hasta Dresde. Pensando en conocer la ciudad habíamos buscado host cercano, así nos quedaba todo el día para recorrer. Llegamos a eso de las 12 y fuimos a dejar nuestro equipaje en la casa de Felix y Jose, hosts en Dresde. Ellos no estaban pero nos abrió su compañero de casa, dejamos todo y seguimos hacia el centro. Paseamos un poco aprovechando el sol. Almorzamos frente a una fuente y dedicamos un rato a buscar host en Berlín.

DSC02793

Tomamos helado y se hicieron las 15, hora en que habíamos quedado en encontrarnos con Felix y Jose.

Los esperamos un rato en la estación y cuando llegaron nos fuimos los cuatro a recorrer el centro histórico. Siempre es más interesante ver la ciudad con un local. Ellos nos contaron varios datos de su ciudad, que fue una delas más importantes de la Alemania del este y que tiene mucha historia.

DSC02806

Fue bombardeada y destruida durante la segunda guerra mundial y reconstruida más tarde. La catedral tiene la particularidad de haber sido re-hecha con fondos de personas particulares y de otros países, por eso quizás las obras fueron en tiempo record. Usaron todas las partes de la original que pudieron. Es un edificio increíble.

El castillo también, súper antiguo, muy lindo. El teatro tiene un mural muy hermoso que muestra la parte de la historia comunista. Es una bella ciudad. Después del centro histórico nos llevaron en bici a ver otra parte de Dresde, más moderna, jóven, muy linda también. Paseamos por un barrio con mucho arte, pinturas, graffitis, bares y una pared que hace música cuando llueve.

En la casa cenamos una picada riquísima en el techo tipo pic-nic. Fue genial, charlamos un montón y nos contaron sobre ellos. Se casaron hace muy poquito, todavía están emocionados con el evento, les preguntamos de todo. También les contamos muchas historias de nuestro viaje, ellos parecían interesados. En un momento nos dijeron que eramos los primeros guests (invitados de warmshowers), nos puso muy contentos. Esperamos haber dejado una buena impresión de la comunidad.

DSC02813Como se viene el otoño esta oscureciendo muy temprano asique a eso de las 20 tuvimos que bajar del techo, pero nos quedamos unas horas más charlando en la cocina.

A pesar de que era lunes y tenían que ir a trabajar, a la mañana siguiente Felix y Jose prepararon un lindo y rico desayuno que agradecimos mucho. Para nuestra suerte había en el departamento un poco de yerba (la nuestra se había terminado el día anterior), tomamos mate y nos despedimos con la sensación de tener amigos nuevos.

Los días que salimos temprano rinden más. Además el lunes se dieron varias coincidencias que hicieron que avancemos bastante. Ayudo mucho el solcito, pedaleamos con más ganas. La bicisenda estaba perfecta y no nos tocaron subidas. Por todo eso para el mediodía ya habíamos hecho casi 60km asique nos premiamos con un helado y seguimos (después de un buen descanso). A la tarde avanzamos otros 35k, todo por al lado del rio, muy bonito. Tipo 17h ya estaba refrescando y empezamos a pensar en donde íbamos a dormir.DSC02821

Encontramos un club de futbol con tribuna y canchas muy copadas, había unos nenes chiquitos entrenando y algunos padres mirando. Preguntamos si podíamos acampar ahí y nos dijeron que si (no hablaban inglés, asique fue una conversación bastante gestual). Al rato buscando una canilla vimos que había otro grupo de adultos jugando y nos acercamos para preguntarles si sabían de donde podíamos sacar agua. Casi no hablaban ingles asique mucho no nos pudimos comunicar. Igual, sirvió que les hayamos hablado porque cuando terminaron de jugar uno de ellos se nos acerco y medio con señas nos dijo que podíamos usar las duchas. Un lujo poder bañarse. Nos fuimos a dormir contentos y agradecidos por la ducha y por el techo que nos protegió de una lluvia, pasajera pero lluvia al fin. Nos sentimos orgullosos de haber descubierto que los clubes son un muy buen lugar para camping libre.

DSC02826A la mañana escuchamos pasos pero ya no nos asustamos, era un trabajador. Por gestos nos ofreció usar el baño, y hasta pudimos calentar agua para el mate. Una vez más nos acompañaba el solcito, de otoño que mucho no calienta pero igual es lindo. Pedaleamos inspirados e hicimos como 30 km en menos de dos horas, a las 11 parada técnica en un súper y seguimos viaje. La bici-senda como siempre, impecable. Fuimos charlando, cantando, etc. Avanzamos un montón y almorzamos recién después de 50 km.

Llegamos a Witterburg a eso de las 16, con intenciones de descansar un rato y seguir para hacer camping libre como la noche anterior. Vimos un poco el centro donde había una exposición sobre Lutero. El problema fue que una vez que paramos nos cayó todo el cansancio encima y no teníamos nada de energía para buscar donde dormir. A eso se sumaba que necesitábamos cargar los celulares y agua caliente para hacer sopa. Decidimos volver un poco hasta un camping. Nuevamente armamos carpa, nos duchamos, cenamos y a las 20 ya estábamos para dormir. Refresca mucho a la noche, estamos bastante al norte ya.

Otra vez volvimos a tener invasión animal, esta vez mapaches. No habíamos dejado basura, pero si los tapers y unas galletitas para el día siguiente en el canasto de la bici. Se ve que lo olieron, hubo que ahuyentarlos y no se iban, eran como seis y muy confiados, se acercaban bastante a la carpa y teníamos que sacudirla para que se alejen. No nos dejaron dormir y escuchamos que al vecino de carpa también lo molestaron. Cuando se nos pasó la bronca pensamos que en realidad seguramente eramos nosotros los invasores.DSC02833

A diferencia del día anterior, el miércoles amaneció muy nublado y frio y la carpa empapada. No quisimos esperar a que salga el sol y la seque, asique la guardamos húmeda, preparamos todo medio rápido y salimos a pedalear. Pasamos por un mac, para probar suerte a ver si conseguíamos host para esa noche. Mientras estábamos ahí un hombre se nos acercó a hablar y nos dijo que podíamos quedarnos en su granja. Lo malo era que quedaba a 10 km, demasiado cerca, si lo hubiésemos conocido el día anterior hubiésemos ido. Igual le agradecimos y seguimos viaje.

DSC02731Pedaleamos a la mañana rápido y sin parar por la ruta 2, la primera parte no tan linda porque compartíamos con los autos, pero después con bicisenda estuvo perfecto. Hicimos 50 kilómetros en 2 horas y media. Paramos a almorzar en una plaza de un mini-pueblo y descansamos en una hamaca muy piola. Al rato seguimos con esperanza de encontrar conexión y tener una respuesta para la noche.

En un pueblo un poco más grande encontramos wifi en turismo. Nos emocionamos porque una host nos dijo que podíamos ir, pero al ratito nos dijo que la hija estaba enferma y que mejor no vayamos. Decidimos entonces volver a camping tradicional, para poder secar la carpa antes de dormir. Pedaleamos unos cuantos kilómetros más y llegamos a un camping en el bosque que parecía cerrado, pero había gente. Un hombre nos trato de explicar sin inglés, y aunque no estaba tan bueno decidimos quedarnos. Al final fue mejor de lo que parecía, buenas duchas, cocina y conseguimos un techo para asegurarnos de no mojarnos. Otra vez sopa, y a la carpa. Pensando en mañana que conoceremos nuestro último gran objetivo de este biciviaje, Berlín.

DSC02847

Otra ciudad de la lista: Viena. Y camino a Praga: Hörersdorf (Austria); Brno, Blažkov, Havlíčkův Brod, Kolin (República Checa)

DSC02546Desde la casa de Frederike hasta la entrada de Viena hay 85km. Desde ahí hasta el centro, donde nos encontramos con Heini, nuestro host de la ciudad, fueron 12km mas. Y hasta la casa de él, 10km mas. Conclusión: el martes 5/9 pasamos los 100 km diarios. Record total. Por suerte, el solcito nos acompaño, y lo valoramos el doble después de tantos días de lluvia y frio. Ademas pedalear por la bicisenda del Danubio es un placer, asique si bien llegamos cansados, lo disfrutamos mucho. Frenamos a almorzar en la mitad del camino, pero lo hicimos rápido. Los días que hay que pedalear mucho lo hacemos, aunque no sea lo ideal. Igual que no haya lluvia nos permitió charlar mas y mirar mucho mas el paisaje. Que es muy bonito.

DSC02467Volver a la ciudad nos tomo por sorpresa, gente pedaleando muy rápido y mucho trafico. La entrada a Viena es por una isla gigante en el Danubio, y es solo para bicis, asique fue muy tranquila. Después encontrar la bicicleteria donde trabaja Heini, también fue bastante fácil, pero lejos. Cuando llegamos, lo esperamos un rato a que cierre, y nos fuimos siguiéndolo, tratando de seguir su ritmo, aunque con peso y cansancio, no es fácil. Hicimos algunas paradas, en las que nos mostró edificios importantes: un palacio gigante, y una parada de subte hecha especialmente para el emperador.

DSC02426

 

La casa de Heini y Anna, esta en las afueras, es muy linda aunque esta en remodelación. Tiene un patio grande, y muchas muchas bicicletas (de todos los tipos y formas que existen). Según nos contó tiene mas de 20, y esta pensando en comprar la próxima. Claramente es su pasión. Dijo que desde chico paso mucho tiempo en un taller, y aprendió la mecánica. Fue parte de proyectos colectivos, siempre en relación con la bici. Ahora trabaja en el centro, y esta contento con su trabajo. Es una de esas personas con mil historias para contar, muy interesante. A Anna casi ni la vimos, porque trabajaba todo el día. Dormimos en una casa rodante, al fondo del patio. Bastante antigua, y estacionada para siempre. Muy cómoda, aunque sin luz.

DSC02433

A la mañana siguiente, nos fuimos a pasear bien temprano. Nos habían dado el dato de un lugar para comprar yerba, y alla fuimos. Con el agua caliente en el termo, decididos a conseguir. Conseguimos, aunque mas cara que nunca. El triple que en Roma, y ni hicimos la cuenta de la diferencia con Argentina. Igualmente, el mate enfrente al municipio (edificio impresionante), lo valio.

Pedaleamos la ciudad, como siempre buscando los puntos marcados en el mapa, como atracciones turisticas. Viena es muy linda, prolija, grande, muy anglosajon. DSC02431Paseamos por unos parques hermosos en los que nos llamaron la atencion, los juegos para los nenes. Super copados. Como todas las ciudad en nuestra lista, es muy turistica, nos cruzamos muchos grupos. En un momento, después de tanto mate, estábamos desesperados por un baño, y en todos lados te cobran. Hasta en los bares. Por suerte, encontramos la universidad, nos hicimos pasar por estudiantes, y lo aprovechamos. De paso, la vimos y esta muy buena.

DSC02452

Fuimos a ver el museo de Freud, la catedral, museo albertina y un parque de diversiones muy bueno. En el parque hay una vuelta al mundo, muy antigua, como de la época de la Torre Eiffel. Almorzamos un pancho “vienes”, para probar algo tipico. El pan, es como una baguette, le sacan la miga con una maquina y le ponen ketchup y la salchicha.

Viena es patrimonio mundial de la humanidad, según la unesco. Dimos vueltas por el centro, nos perdimos un par de veces, pero sentimos que conocimos bastante, a pesar de que es una ciudad gigante, y con mil cosas para ver.

dsc02470.jpg

Por todos lados encontramos obras de arte, desde las mas clasicas, hasta grafitis muy buenos. Nos gusto haber pasado y conocido, aunque sea un poco. Alrededor de las 6 de la tarde, pegamos la vuelta para descansar, y prepararnos para lo que seguia.

DSC02512

El jueves 7, madrugamos como siempre, armamos las bicis, tomamos unos mates y salimos a pedalear, porque nos esperaban al día siguiente en Brno, y teníamos que hacer 150km en dos días. Salir de Viena nos llevo mucho tiempo. Aunque obviamente esta muy preparada para las bicis, con bicisendas por todos lados, igual lleva tiempo. Tardamos como 3 horas en salir por completo de la gran ciudad. Encontramos rápido los carteles de la EuroVelo 9, que llegan hasta nuestro destino.DSC02514

La seguimos y fue bastante fácil y plano al principio. Despues por momentos eran subibajas constante y nos teníamos que bajar de las bicis y empujar. Subidas y bajadas muy pronunciadas, y el envión no alcanzaba. Pasamos por muchos pueblitos, muy lindos y pequeños. Almorzamos al lado de la bicisenda, rápido para no atrasarnos y llegamos hasta Mistelbach, a unos 60km de Viena, a las 4 de la tarde. Ahí descansamos un buen rato, y seguimos porque ahora los días son mas cortos, y teníamos que avanzar un poco mas antes de decidir donde dormir. Hicimos unos 15km mas, y a las 18:30hs ya estaba un poco fresco y nosotros buscando un lugar para frenar. Siempre intentamos preguntar a la gente que esta afuera de las casas, para no ser invasivos golpeando la puerta. DSC02532Intentamos con dos señoras pero no hablaban ingles. Vimos unas canchas de tennis, en las que estaban jugando 3 hombres y al lado había una placita para nenes. Les preguntamos y dijeron que si. Hasta nos ofrecieron usar la ducha del club. Nosotros no podíamos creer que en día de camping libre, íbamos a poder bañarnos. Yo me fui a bañar, y cuando sali, Juan estaba jugando al tennis. Después de 80km pedaleados, todavía le quedaban energias. Jugaron un rato, y cuando termino el partido, nos invitaron unas cervezas y palitos. Al final, se hizo mas largo de lo que pensamos y charlamos mas de 2 horas.

WP_20170907_002

Nos contaron de sus vidas, de sus trabajos, de sus flias, y etc. Estaban muy sorprendidos con nuestro viaje, y contentos de habernos conocido. Intercambiamos contactos, y nos dejaron el club abierto para que usemos el baño. La pegamos una vez mas.

Eso si, el clima no acompaño. Esa noche pasamos muchísimo frio. Y nos levantamos con todo mojado por el rocio. Tuvimos que esperar a que el sol nos ayudara a secar y algunas cosas quedaron humedas. Por suerte, gracias al club, pudimos tomar mate, asique nos relajamos. Salimos a pedalear como a las 10hs. Llegamos a la frontera, 1 hora y media después, y pisamos nuestro noveno país (si contamos Monaco, decimo).

DSC02542

República Checa nos recibio soleada, y en seguida notamos diferencias con Austria. El estilo de casas, las rutas, los carteles en un idioma totalmente inentendible.

No sabíamos ni como decir “hola”. Tuvimos que esperar a conocer a nuestro primer host checo. Por suerte, en este país, también encontramos bien señalizado la EuroVelo, y la seguimos. Pasamos por un lago muy grande, en el que los peces eran tan grandes, que se veian desde la bicisenda, y salian a la superficie a comer. Parecian mini orcas. Después seguimos un rio, y pasamos por un montón de pueblitos. Igualmente eran muchos kilómetros, y veníamos cansados del día anterior, pero no nos quedaba otra, asique le metimos. Llegamos a las 17hs, y esperamos a Pavel, en la entrada a la ciudad.

Ahí nos enteramos que hay otra moneda, y nos costo asimilar el cambio. Compramos algunas provisiones, y fuimos a su casa. Nos recibio muy amablemente, y nos ayudo con todas las preguntas que teníamos sobre este nuevo país. Cenamos una sopa, mientras tomabamos nota de las palabras y frases basicas. Incluso nos enseño un trabalenguas. “Strc prst skrz krk” significa algo así como “metete el dedo en la garganta”. Nosotros también le enseñamos “pablito clavo un clavito”, y otros mas.

DSC02547

Pavel es una persona muy simpática, tiene dos hijas, que estaban con la mamá. Trabaja en una multinacional, y es ciclista de resistencia, mas que de viaje. Nos enseño un juego de mesa “jungle speed”, con un totem y simbolos. Estabamos bastante cansados para la concentración que requeria, pero nos defendimos. Es un juego de rapidez mental y fisica. Divertido.

El sábado desayunamos huevos y jamon, con mate por supuesto. Y fuimos a conocer Brno, junto con Pavel. Nos contó que en esta ciudad, el mediodía es a las 11. Resulta que hace muchos años, los alemanes asediaban la ciudad y los checos se habían enterado que sino triunfaban se retiraban al día siguiente al mediodía. Asique adelantaron el mediodía, para ganar una hora de paz. Desde entonces las campanas suenan a las 11, en lugar de las 12.

DSC02555

También nos contó otra historia entre checos y alemanes, que competian por quienes tenían la iglesia mas alta, los alemanes intentaron alcanzar la de los checos, con una punta en el techo muy alta, pero no pudieron porque la catedral checa, esta en una colina. Asique pusieron un angelito en una ventana de su iglesia, tocandose el culo en dirección a la iglesia de los checos. Cuando lo vimos nos dio mucha gracia. Practicamente no se ve, pero esta. En la plaza probamos una bebida nueva para nosotros, que según nos explico Pavel, es el primer vino. A penas se hace el alcohol, sacan algunas botellas del jugo. Es muy dulce y rico.DSC02559

Pavel pedaleo con nosotros unos 15km, y nos despedimos antes de una subida terrible. Desde ahí, no paramos de subir. República Checa se volvio muy subibaja, difícil de pedalear. Otra vez teníamos un destino, a dos días, y 120km. No seria tanto, pero con el relieve, es mas difícil. Igualmente cumplimos el objetivo diario, con mucho esfuerzo por las subidas, y disfrutando de las bajadas. Hubo una de casi 5km, increíble. Llegamos hasta un lugar, en donde habíamos visto que había camping, pero no lo había. Estaba cerrado, y abandonado. No era lo que queríamos pero ya no teníamos muchas posibilidades, estábamos muy cansados, asique buscamos donde dormir.

DSC02565

No estábamos muy tranquilos porque era todo muy raro. Habia gente viviendo pero nadie se nos acercaba a hablar. Al final encontramos un techo que al parecer era usado para hacer fogones y armamos la carpa ahí. Por suerte dormimos bien y el techo nos protegió bastante.

El domingo fue un día difícil porque hizo mucho mucho frio y el camino era casi todo en subida. Llovió bastante asique por más de que encontramos bicisendas y rutas tranquilas no pudimos disfrutar tanto. De todas formas íbamos contentos de que esa noche teníamos host, nos íbamos a bañar! Frenamos a mitad camino en un pueblo con supermercado y seguimos viaje hasta que tuvimos que frenar por un problema con la rueda de atrás de la bici de Juan. Justo después de cruzar un pueblito escuchamos un ruido y vimos que la cámara sobresalía de la cubierta. DSC02571Problemático, hace tiempo sabíamos que las cubiertas no daban para más, pero no nos decidimos a cambiarlas y sabíamos que corríamos riesgo de que se rompan. Al final pudimos arreglarla a medias, metiendo la parte descosida bien adentro y llevándola un poco desinflada para que no sobresalga. Zafamos, pero ahora si había que cambiarla si o si. A partir de ahí fuimos un poco más despacio atentos a la rueda. Frenamos a almorzar bastante tarde en un pueblo casi llegando a nuestro destino en unos bancos frente a la municipalidad.

Llegamos a Havlíčkův Brod a eso de las 17 y como llovía decidimos ir directo a la casa de Jaroslav. Cuando nos encontramos nos explicó que en realidad el vivía a la vuelta y que ese departamento en el que nos íbamos a quedar estaba en venta (por eso estaba vacío). Por suerte todo funcionaba aun asique nos pudimos bañar y relajar.

DSC02577

Jaroslav es acompañante terapéutico, tiene unos 45 años y es muy hospitalario. Nos preparó unos ñoquis muy reconfortantes, aunque un poco picantes. También nos llevó a los pubs del barrio, muy pintorescos, y nos enseño un poco más de checo. A la vuelta compartimos música y escenas de películas de nuestros respectivos países y charlamos un poco más sobre nuestras vidas. Nos despedimos porque a la mañana siguiente se iba muy temprano a trabajar.

DSC02580

Lunes y otra vez a pedalear, pero antes fuimos a una bicicletería y nos ocupamos de las ruedas, compramos cubiertas y cámaras. Tuvimos suerte salió menos de lo que pensamos y nos fuimos más tranquilos. Teníamos 60 km por delante y esta vez no había bicisenda asique tocó ruta y camiones y camiones y seguía el frío. Lo bueno es que ese camino nos llevo hasta Kolin donde conocimos a una familia genial que nos ayudo un montón a llegar a Praga, otra ciudad mágica que dejamos para el próximo relato.

DSC02479

Pedaleando Bavaria: Munich, Aschau am Inn, Haarbach (Alemania); y siguiendo El Danubio: Passau, Linz, Grein, Krems (Austria)

DSC02360

El domingo amanecimos en lo de Regina y después de un gran desayuno y mucho agradecimiento retomamos nuestro camino hacia Munich.

DSC02295El camino siguió lindo y tranquilo, mucho campo y pueblos pequeños súper alemanes, impecables. Almorzamos en uno de esos pueblitos y escribimos el blog. Llegamos temprano y tomamos un café para hacer tiempo. Cuando se hicieron las 17 fuimos a la casa de Martin. Antes de llegar especulábamos con como iba ser, siempre lo hacemos antes de conocer a un host. Nos imaginamos a qué otro host se va a parecer, etc, etc. Con Martin le erramos. Tuvimos la primera (después de 60 hosts) experiencia negativa. Desde que nos recibió lo notamos un poco raro, la expresión, la forma de hablar o de contestar. Pero eso ya nos había pasado, y siempre al rato con un poco de charla todo se acomoda. En este caso no fue tan así, parecía como que no quería que estuviéramos. Contestaba a las preguntas que le hacíamos con un tono cortante y frío. Parecía como no querer hablar de ciertas cosas, íbamos cambiando de tema pero todo se lo tomaba mal, parecía un poco paranoico. En un momento dijo que tenía que terminar unas cosas en la computadora. Nosotros para no molestar nos fuimos al cuarto, dejamos la puerta abierta y nos pusimos a mandar mensajes de warmshowers y esas cosas. En un momento, a los 15 minutos aprox, él dijo “Ok, Dinner” (cena), desde el pasillo. Pero como no nos llamó y no queríamos molestarlo, no fuimos a ver que estaba haciendo, seguimos con lo nuestro. Diez minutos después, entró al cuarto súper enojado a decirnos que él estaba haciendo la cena y que no era un hotel y otras cosas. Nosotros intentamos explicarle que no habíamos ido para no molestarlo, que no entendimos el mensaje. Intentamos que se le pase, hablándole y ofreciéndole ayuda, pero no había forma. En un momento dijo en forma bastante agresiva que hacíamos demasiadas preguntas, le dijimos que era un intento de conversación, pero dijo que no le gustaba. Nos sentamos a cenar y dijo que comamos en silencio. Fue realmente incómodo, él no parecía estar bien. Intentamos hablar nosotros para aflojar la tensión del ambiente, por momentos mejoró pero la pasamos mal.

Nos fuimos a dormir queriendo irnos de ese lugar. Incluso nos sentimos un poco inseguros, pero estábamos muy cansados y nos dormimos igual.

A la mañana siguiente cuando le preguntamos si había descansado, dijo de forma exagerada ‘no, estuve despierto toda la noche’. No entendimos si fue ironico o no. Era muy raro. El desayuno también fue incómodo, Juan quería irse sin desayunar pero yo pensé que era mejor no despreciar e intentar mejorar la relación. Hablamos un poco más, pero cuando le preguntamos si podíamos sacarnos una foto para nuestro recuerdo, como con todos los hosts, nos dijo que no. Nos quedamos con una sensación horrible, pero por suerte la íbamos a revertir.

Contactamos a otros hosts que por suerte hablaban español, y nos habían aceptado.

Annika y Roberto son una pareja, de unos 30 años, muy pero muy buena onda. En el comentario de warmshowers (que se deja después de conocer a un invitado) nos pusieron que nosotros éramos inspiradores, pero en realidad, ellos lo son. Se conocieron cuando Annika fue a estudiar a Mexico y alquilo un cuarto donde Roberto vivía. Desde entonces están juntos y viajaron durante 5 años, más de 30 mil km pedaleados. No siempre en movimiento, ya que se quedaron un año trabajando en Nueva Zelanda, etc. Tienen un blog muy lindo www.tastingtravels.com y son geniales. Ahora están instalados en Munich porque consiguieron trabajo en esa ciudad y decidieron frenar. Roberto trabaja como guía de tours en bici por la ciudad y nos invitó a que lo sigamos en uno. Fue una manera distinta de conocer la ciudad.

Munich nos recibió lluviosa y fría, pero a la tarde se volvió soleada y resplandeciente. El tour empezaba en la plaza principal, tipo 11, donde esta el “rathaus” municipio, y se ve la iglesia mas conocida, “De las mujeres”. En el edificio central hay un reloj cucú con unas figuritas que salen a ciertas horas representando una batalla, pero lo hacen de forma muuuuy lenta. Ahí en la plaza Roberto explicó un poco, con mucha gracia, la historia de la ciudad. Su nombre viene de la palabra monjes, que fueron los primeros en habitarla, y en fabricar la renombrada cerveza. DSC02322Después anduvimos por algunos otros edificios importantes mientras seguíamos escuchando el relato. Historias de reyes y conquistadores al estilo Game of Thrones. Roberto nos contó sobre el origen del famoso “Oktober fest”, según dicen fue en el casamiento de Ludwing, la fiesta más grande hasta el momento, en la que todo el pueblo se junto, desde el rey hasta el carpintero y fue tan tremenda fiesta que hubo que repetirla al año siguiente y al siguiente y así surgió. Después escuchamos que también tuvo que ver con que en esa época compraban cubos enormes de hielo y al no haber congeladores en octubre ya no quedaban más y había que tomarse la cerveza si o si. Las dos teorías tienen su encanto. DSC02317Roberto nos contó como uno de esos edificios importantes se incendió y lo apagaron, con cerveza por supuesto (porque la cerveza no se congela tan rápido como el agua). El tour fue muy divertido e informativo. Después tuvo también su momento serio cuando Roberto nos contó como surgió el nazismo en Munich, la marcha de Hitler sobre la plaza, como logro usar su juicio para potenciar su poder, y toda la parte más oscura de la historia. Lo bueno es que hay mucha memoria sobre esa etapa, desde el arte por ejemplo. En una de las plazas que cruzamos, nos contaron que durante el nazismo había guardias que si no hacías el saludo nazi te encarcelaban (como mínimo). Pero había un camino alternativo, mas largo, para evitar a los guardias. Ese camino ahora fue intervenido por un artista con una linea brillante, para revalorizar a todos esos que no querían hacer el saludo.DSC02310

Después del momento más serio el tour siguió por un hermoso parque, al que llaman jardines ingleses. Tiene una parte nudista, bastante llamativo. Comimos en los jardines, nosotros unos sanguches, y los turistas (que eran todos estadounidenses) unas riquisimas comidas tipicas y caras. Probamos la cerveza, y charlamos bastante con nuestros compañeros de tour. La historia mas llamativa, fue la que nos contó un hombre de unos 50, que estaba en Munich, por una competencia de perros. Su perro es el 3er campeon de Eeuu, y ahora tienen otro perro que vive en Alemania, para entrenarse. Muy loco. Nos menciono los valores de los perros, y son increibles. Vendio los cachorros del campeon, por mas o menos unos cincuenta mil dolares, y el campeon a unos trecientos mil. Demasiado.

El tour termino viendo unas playas sobre el rio, donde también habían nudistas. Cuando nos separamos de Roberto, paseamos un poco mas por nuestra cuenta. Estuvimos en un parque, descansando, y a las 19 nos volvimos a encontrar. La conocimos a Annika, charlamos un rato, y nos fuimos a la casa de unos amigos suyos, a ver el final de temporada de Game of Thrones. Estuvo bueno, aunque estábamos muy de visitantes, pero la pasamos bien. Después pedaleamos unos 10 kilómetros hasta la casa de nuestros nuevos hosts, tipo 22 horas. El departamento era hermoso, con muchos recuerdos de sus viajes. Dormimos en el living, y mucho mas tranquilos que el día anterior.

DSC02333

A la mañana desayunamos y arreglamos las bicis. Cambiamos pastillas de frenos y camara. Roberto nos dio muchos consejos, y nos fuimos despidiendonos de Munich, una ciudad muy linda que teníamos ganas de conocer.

Tipo 10 de la mañana, salimos a pedalear a nuestro proximo destino. El camino como siempre en Alemania, estuvo muy tranquilo, siempre por bicisendas, o rutas muy tranquilas. Tuvimos unas cuantas colinas, pero las llevamos bien. Teníamos que hacer 60 km, y sin parar llegamos alrededor de las 14 para almorzar y encontrarnos con Josef, nuestro hosts del día. Habiamos quedado en encontrarnos en un pueblo cercano, a unos 15km de la casa, para pedalear juntos un rato.

Como siempre que pedaleamos con un host, nos llevo arando. Iba rapidisimo, y nosotros muy lento con nuestras bicis pesadas. Eran muchas subidas, y encima intentabamos charlar a la vez, casi imposible. Josef esta estudiando ingenieria mecanica, y ademas trabaja en algo relacionado a los trenes. Es re educado y bueno. Nos trato súper bien.

DSC02336

Su casa era en la cima de un monte, con una vista realmente muy linda. Estaba rodeada de frutales, y tenia un mini laguito en el patio. Nos acomodamos en el living, y cocinamos juntos un risotto. Al rato, llegaron los amigos, y cenamos todos juntos. Conversamos mucho, nos contaron de sus vidas. Eran mas chicos que nosotros, estaban empezando la facultad, unos 20 años. Muy simpáticos, y hablaban muy bien ingles. Nos preguntaron cosas de nuestro viaje, y nosotros le preguntamos sobre la vida en Bavaria. DSC02340Después del postre, hicimos una fogata y comimos malvaviscos como en las películas.

El miércoles 30/8, nos levantamos temprano, desayunamos con Josef, y partimos para Massing, con nuestros canastos llenos de uvas. Como era relativamente cerca, a unos 40km, descansamos bastante en el jardín de una municipalidad de un pueblito. Unas horas después, seguimos viaje, y llegamos muy rápido a la casa de Michael. La encontramos porque su nombre estaba en un cartel de una ferretería gigante (es del padre, que también se llama igual).DSC02343

Entramos por el negocio y nos guiaron para la casa, que estaba en primer piso. Era muy lujosa, y muy linda. Michael estaba en su cuarto, que es en segundo piso, y que por suerte para nosotros nos lo cedió. La habitación era enorme y parecía un departamento. Un mono ambiente copado. Toca la guitarra, y tenia varias, ademas de unos equipos increíbles.DSC02345

Cuando nos terminamos de bañar, bajamos y la familia ya había cenado, 18:30hs. Cenamos nosotros solos, charlando con ellos. Les contamos de nosotros, como siempre, y preguntamos sobre ellos. Tienen la ferretería hace mucho tiempo. Lo que mas hacen es mantenimiento de maquinas agropecuarias. A pesar de que el pueblo es pequeño, 4000 habitantes, ellos trabajan con los alrededores. Michael dejo el fútbol, para dedicarse de lleno al ciclismo, y es un loco de la velocidad y el desgaste físico. Nos contó que hizo 300km en un solo día. Una locura. Su próximo tour es desde Milan a Niza (cruzando por todas las montañas posibles), en 5 días.

DSC02352Después de cenar, fuimos al jardín, que parece una plaza publica. Impresionante de hermosa. Tomamos helado y unas cervezas, y nos contó un poco de su viaje en bici por Eeuu y de su vida.

A la mañana siguiente, después de desayunar, Michael nos dijo que tenia que ir por trabajo en la misma dirección que nosotros, y que nos podía acercar hasta la próxima ciudad. Ya que estábamos, pasamos a saludar a su novia, y después nos despedimos. Por suerte nos ahorro unos 30km, y nos quedaban solo 40. Los hicimos tranquilo, todo por bicisenda, y hasta dormimos una mini siesta en una plaza muy rara con agua termal en el medio.

De repente cambio el clima, que venia siendo muy agradable, se puso gris y con mucho viento. Seguimos los últimos 15km, medio rápido, porque se venia la tormenta. Llegamos justo a la casa de Maria-Antoniette. Nuestra host vive en el campo, en un pueblito que ni es pueblito, son solo algunas casas. La suya es muy antigua, y muy de a poquito ella la esta remodelando. Nos dijo que no quiere terminar de arreglarla nunca, porque es su hobbie. Ademas no le molesta vivir sin “comodidad”. Maria es francesa, traductora, y muy hospitalaria. Vive con sus gatos, gallinas y patos. Hace unos años se quedo viuda y se nota que todavía lo extraña mucho. Nos contó varias historias con él. Viajaron mucho, y relato algunas anécdotas. Es vegetariana, y nos convido una cena muy rica y sana.

DSC02357Dormimos en una cama que estaba en un cuarto, que a la vez era comedor-cocina. Toda la noche llovió sin parar, y para la suerte de nosotros, teníamos un techo.

El viernes siguió lloviendo todo el día. Maria nos ofrecio quedarnos una noche mas, pero no había mucho que hacer, asique decidimos seguir viaje a pesar de la lluvia. Nos ayudo mucho con la preparacion, nos dio unos cuantos plasticos muy utiles que usamos para embolsar todo.

DSC02359Hicimos los primeros 20km bajo la insistente lluvia, y llegamos al primer pueblo sobre el Danubio, empapados. Tomamos un café en un bar, nos secamos, y no queríamos volver a salir. Todos a nuestros alrededor almorzaban y tomaban cerveza, y no eran ni las 12 del mediodía.

Juntamos fuerzas y seguimos la bicisenda por la costa del Danubio. 20km mas, por supuesto bajo la lluvia, hasta Passau. Ahí almorzamos bastante tarde, tipo 15hs, y aunque no teníamos mas ganas, había que seguir porque al día siguiente nos esperaban en Linz, que queda a mas de 100km.

Por suerte freno un poco la lluvia. Asique aprovechamos para meter mas kilómetros, como 30. El camino por al lado del Danubio, es impecable, todo asfaltado. Si bien la lluvia lo opacaba nos dimos cuenta de que es muy bella bicisenda.

Tipo 18hs ya estábamos pensando en frenar y buscar un lugar donde dormir. Tenia que ser bajo techo, porque nuestra carpa no da mas, y se notaba que la lluvia iba a seguir. Vimos a dos personas, afuera de una granja, y nos tiramos el lance. No pensamos que iba a ser tan fácil. Un chico joven nos acompaño hasta un techo, y como si fuera poco nos mostró un baño, y nos alcanzo un alargue para que podamos usar electricidad. Teníamos casi todo lo que necesitábamos, excepto la ducha. Cenamos una sopa caliente, y nos fuimos a dormir a penas bajo el sol.

En la noche llovió bastante, asique zafamos. Mientras desayunábamos mate con unas galletitas, no llovía, pero cuando arrancamos a pedalear al rededor de las 9hs, se largo otra vez.

DSC02381

Pedaleamos y pedaleamos junto al rio, y llovía y llovía. Cantamos todas las canciones de lluvia que sabemos pero no paraba. Habíamos planeado frenar a almorzar en un pueblo, pero no tenia supermercado cerca, había que desviarse mucho del camino. Fuimos a una pizzeria pero estaba cerrada. Asique almorzamos nuestras ultimas reservas: yogurt y galletitas.

Seguimos pedaleando el ultimo tirón, 35km mas, hasta llegar a Linz, tipo 15hs. Como era temprano para ir a la casa de nuestros hosts, hicimos tiempo en un supermercado (acá en Austria tienen wifi). A las 17hs subimos la colina en la que esta la casa de Martha y Stefan. En su perfil de warmshowers dicen que la casa tiene linda vista de la ciudad, y es verdad. Ellos son una pareja de unos 30 años, los dos se dedican a educación especial, en distintos lugares. Son simpáticos y hospitalarios. Viajaron un poco en bici, y tienen planes de seguir haciéndolo. Son bastante nuevos en la pagina. DSC02396Cocinamos y cenamos juntos, mientras charlábamos sobre nuestros respectivos países, las cosas que conocíamos, y etc. Antes de irnos a dormir, nos paso algo raro que nunca nos había tocado hasta ahora: Stefan nos pidió sacarle una foto a nuestros pasaportes. Por supuesto que no tuvimos problema, pero nos resulto bastante extraño. Nos dijo que había escuchado historias de robos, y entendimos que era por desconfianza. Le dijimos que lo que tiene warmshowers de bueno, es que los comentarios sirven para la tranquilidad del que hospeda o se hospeda. Nosotros nos quedamos en mas de 65 casas distintas, y tenemos casi 30 comentarios positivos para su tranquilidad. No todos se acuerdan de poner comentario por supuesto, pero igual son unos cuantos los que nos recomiendan (por suerte). Dormimos en nuestras colchonetas, pero bajo techo.

DSC02400

Después de desayunar juntos, y charlar mas, ya era hora de irnos. Nos costo mucho porque llovia, pero no hubo opcion de aguantar un poco mas. Salimos bajo la lluvia, y a los 10minutos estábamos muy mojados. Pensamos en quedarnos en un café, pero como era domingo, todo estaba cerrado. Igualmente seguimos viaje por la bicisenda, y que por suerte esta bien señalizada asique no hay riesgo de perderse. Cuando ya habíamos hecho un buen tramo, unos 25km, encontramos un mcdonal, y decidimos refugiarnos de la lluvia. Para la suerte nuestra, a los 5 minutos, se largo con todo. Nos quedamos un rato largo, pero a eso de las 15hs, había que seguir. En un momento, increíblemente, salio el sol. Hacia 2 días que no lo veíamos. Enseguida nos desencamperamos. Íbamos muy contentos, pero a los 20min otra vez se nublo, y se largo peor que nunca. Encima nos agarro, lejos de cualquier techo. Nos quedamos un ratito abajo de un árbol, pero era tanta la lluvia que el árbol no nos cubría prácticamente. Ya estábamos tan empapados, que era lo mismo quedarse o seguir. Cayo granizo y hubo rayos. La bicisenda parecía un mini rio. La lluvia así de intensa duro un largo rato. A los 30 min de pedalear, estábamos congelados, enojados, y encima no sabíamos donde íbamos a dormir. Nos habíamos propuesto llegar hasta un pueblo, Grein, que alcanzamos justo cuando paro la lluvia. Ya eran las 18hs y hacia mucho frío. Pensamos en buscar una habitación, para poder secar todo, pero nos dimos cuenta que estaba muy fuera de nuestro presupuesto. Igualmente necesitábamos la ducha caliente si o si. Asique fuimos a un camping, y armamos la carpa muy rápido para que no se siga mojando nada mas. Mientras tanto, los vecinos de carpa, nos contaron que ellos también estaban siguiendo el Danubio en bici, pero habían quedado ahí barados, los últimos 3 días, por la lluvia. Viajan con 2 niños y un perro.DSC02402

Lo mejor del camping, eran las duchas. Por suerte para ese día, eran muy calientes, y sin limite de tiempo. Cenamos otra vez sopa, en el bar del camping, pero la acompañamos con unas papas fritas para reconfortarnos.

La mañana del lunes, seguía nublado pero por suerte ya no llovía. Guardamos la carpa mojada porque no podíamos esperar al sol. Desayunamos nuestro ultimo poquito de yerba que nos quedaba, y retomamos el camino. Teníamos que hacer 80km, pero con la esperanza de que el clima nos ayude. Mejoro bastante por suerte. La mañana fue nublada al principio y con frío, y para el mediodía fue mejorando hasta salio el sol. En un pueblito, vimos una nube gigante y negra, y por la experiencia de los días anteriores, decidimos refugiarnos en un techo de una para de colectivo. Fue la mejor decisión que podíamos haber tomado. La lluvia fue breve pero muy fuerte. Recién cuando salio el sol, seguimos la ruta.DSC02412

Entramos en una zona de viñedos, y nos dimos una panzada de uvas. Habia parras hasta donde alcanzaba la vista. Estaban al acceso del ciclista, por los dos lados de la bicisenda y sin alambre, pero por mas que todos saquen, hay tantas que no es significativo.

Cruzamos varios pueblitos pintorescos, y ya con el sol acompañándonos llegamos a Krems. Ahí nos esperaba Frederike. Ella es Licenciada en MedioAmbiente, y ciclista experimentada. Hizo largos viajes y hacia muchos kilómetros por día. Es muy deportista, mientras nosotros nos bañábamos salio a correr. DSC02415Hace 3 meses que tiene un nuevo trabajo y una nueva casa (muy linda), asique todavía se esta adaptando. Nos contó varias historias de sus viajes, y nosotros le contamos del nuestro, ademas de intentar convencerla de que vaya a Argentina. Nos encanto conocerla, y esperamos verla de nuevo alguna vez. Armamos el sillón, y dormimos bajo techo, una vez mas.

Al día siguiente nos esperaba otra ciudad de nuestra lista: Viena.

DSC02386

Cruzar los Alpes, volviendo a los Países Nordicos: Gemona, Ugovizzo (Italia); Sppital, Golling, Salzburgo (Austria); Kirchanschöring , Altenmarkt, Ramenberg (Alemania).

DSC02211Después de nuestro finde semana de mimados, retomamos la ruta, contentos de no DSC02140haber pasado la noche anterior en carpa, ya que hubo una tormenta fuerte, y nosotros bajo techo. Hicimos la primera etapa, hasta Gemona por ruta bastante transitada, con los Alpes en el horizonte. Cada vez nos íbamos acercando mas. El camino fue bastante fácil, subiendo muy levemente, hasta llegar al pie de las montañas. En la mitad, a unos 25km tuvimos nuestra quinta pinchadura. Por la tormenta, había muchas ramas en la ruta, y las cubiertas ya estan muy gastadas. Lo solucionamos bastante rápido, con la ayuda de un vecino y sus amigos. Todos muy tanos.

Llegamos tipo 2 de la tarde al camping. Siempre pensamos que cuando pagamos camping, siempre es mejor llegar temprano para aprovechar. Descansamos, tomamos mate, conocimos algunos vecinos de carpa. Tipo 19hs (ya horario nordico), cenamos una pizza, y nos fuimos a dormir tapados, porque en la montaña refresca mucho.

DSC02168El lunes 21/8 madrugamos porque queriamos avanzar lo mas que podamos. Ya habíamos dormido suficiente, unas 10horas, asique listos para pedalear. Desarmamos campamento, y arrancamos. Ibamos inspirados entrando a la montaña. Ya sabíamos que en toda la primera etapa, no había bicisenda, porque la estaban arreglando, asique era todo por ruta muy transitada. Igual el paisaje empezaba a ser impresionante. Para las 10 de la mañana, habíamos hecho casi 30 km, y vimos el comienzo de la bicisenda. Habia que cruzar la ruta por abajo, y la bajada para el cruce, era muy empinada. Juan paso bien, pero cuando yo baje, me di cuenta que la bici no frenaba, y choque de frente contra unas piedras. Por suerte no me hice nada grave, solo raspones. Después del susto, nos dimos cuenta que después del ultimo pinchazo, no habíamos enganchado el freno, y por eso no frene. Lo peor fue que en el choque, se “tajeo” la camara, y quedo inservible. Intentamos cambiarla por la que llevamos de repuesto, pero estaba rota la balbula. Asique todo mal, estábamos barados en una vieja estación de tren, en medio de la nada. Después de algunos intentos de solucionarlos, decidimos que había que volver a Gemona a buscar una camara nueva.

DSC02238Hice dedo, y me llevaron enseguida los 30km. Fui al negocio de bicis que me habían dicho, y estaba cerrado por ser lunes. Resulta que es una costumbre, de las bicicleterias, abrir los sabados, y cerrar los lunes. Ademas todo cerraba al mediodía, asique no tenia muchas chances. Fui preguntando a todo el que se me cruzaba. Entre en varios lugares, a pedir ayuda, pero no había caso. Finalmente, alrededor de las 13hs, en un barcito la conoci a Rosa. Habla español, y es una genia. Me dijo que lo íbamos a solucionar, y que si no conseguiamos la camara, lo buscabamos a Juan y nos quedabamos a dormir en su casa, pero seguramente su mamá (fanatica de las bicis), tenia una de repuesto. Dicho y hecho. Fuimos a la casa de la mamá, y me dio la camara que necesitabamos. Y ademas tenían medio kilo de yerba para regalarme. Increible.

DSC02147Rosa me llevo de nuevo a donde estaba Juan. Solucionado el incidente, volvimos a la ruta. Mejor dicho, a la bicisenda. Un hermoso camino, hecho sobre la antigua via del tren, que rodea las montañas, y a veces las atravieza por túneles especiales, solo para nosotros. Un lujazo. Estos son oscuros y frios, pero no nos dan miedo, porque no hay autos. Todo el camino, va en subida, pero realmente no se siente. Ademas, el paisaje es tan lindo que lo vale.

DSC0217030km mas tarde, ya estaba refrescando, y teníamos que buscar donde dormir. En turismo, nos dijeron que 10 km mas adelante, había un bar en el que seguramente podriamos acampar gratis. Lo encontramos y preguntamos, no había ningún problema, asique nos relajamos. Tomamos un café con leche, y armamos campamento. Cuando cerro el bar, a las 20hs, cenamos y a dormir.

A la mañana siguiente, estaba todo mojado por el rocio. Pero por suerte salio el sol, y nos ayudo a secar todo rápido. Hicimos unos 15km mas, hasta la frontera con Austria. El camino recien ahí, empezó a complicarse un poco mas, porque se metia en la montaña. Mucho subi-baja, y con un paisaje bastante mas cerrado. En un momento, las señalizaciones no estaban claras, y nos costo encontrar el camino para Villach, primera ciudad que nos cruzamos. Encontramos una ruta por el bosque, al lado de un rio, muy lindo. Cuando llegamos, nos dimos cuenta que era una ciudad muy turistica, la recorrimos un poquito, y decidimos seguir hasta Spittal, la proxima ciudad con camping. Eran unos 40km mas, y ya eran las 14hs. Pedaleamos mas rápido de lo acostumbrado, por suerte en plano, y siguendo el rio, todo por bicisenda muy señalizada. El paisaje empezó a cambiar, otra vez montañas alrededor, hermoso. Pasamos por muchisimos pueblitos, muy lindos.DSC02227

El camping en Spittal, era al lado del rio, asique fue muy humedo. Como era al lado de la montaña, a la mañana siguiente no contamos con tanto sol para secar las cosas. DSC02193Decidimos hacerle caso a las recomendaciones, y tomar un tren por un trayecto de 50km que subia unos 500 mts de donde estábamos. Cuando saliamos para la estación, el celular de Juan sufrio una caida mortal. Justo pego en una piedra, pantalla en blanco, celular/gps inutilizable. Por si fuera poco, en la boleteria, nos dijeron que el tren no tenia mas lugar para bicicletas, y que solamente íbamos a poder viajar a las 4 de la tarde. Como eso nos dejaba barados por 7horas, no nos gustaba la idea, asique insistimos. Le preguntamos si se podia hacer una excepcion, y nos dijeron que hablemos con el guardia del tren, y que él decidia. Cuando llego el tren, que encima estaba retrasado como 10 minutos, estábamos nerviosos, y listos para correr. Hicimos nuestro mejor intento, pero el guardia dijo que no. Cuando ya nos estábamos yendo tristes, nos llamo para que subamos. No sabemos porque cambio de idea, pero zafamos. Subimos al tren, acomodamos las bicis como tetris (era verdad que no había lugar), y le preguntamos al guardia si le podíamos comprar los pasajes a él. Dijo que si, pero se fue y no volvio. Asique una vez mas, la suerte estaba de nuestro lado. Viajamos media hora, cruzamos un montón de montañas, y nos dejo en la cima, en un pueblito llamado Bad Gastein. Este esta incrustado en la montaña, y tiene una cascada en el centro del pueblo.

Bajamos rapidisimo, y seguimos la bicisenda, que nuevamente era un lujo. El paisaje realmente es alucinante. No dejabamos de sorprendernos. Después de almorzar, en una mesita, al costado de la ruta, atravezamos un tunel de 2 kilómetros. Todo iluminado, muy bueno. Después de eso, la bicisenda seguia para arriba, por la montaña, y fue bastante agotador esa parte. Nos cruzamos muchos grupos de ciclismo de jubilados. En un momento, casi eramos parte del grupo.

DSC02186La bicisenda, que por momentos es de asfalto, y otro de tierra (casi asfalto), va todo por el costado del rio, asique es bastante plano, y muy lindo. Nuevamente, nos pasamos todo este día pedaleando, queriamos acercarnos lo mas posible a Salzburgo, y no teníamos donde dormir. Ya estaba refrescando, y nosotros muy cansados. Llegando al pueblo de DSC02231Golling, preguntamos en una hosteria, si podíamos acampar ahí, y nos dijeron que si, que no había problema. Armamos rápido, y a dormir temprano de vuelta. El problema fue otra vez el rocio. Estabamos completamente rodeados de montañas gigantes, y cuando salio empezó a aclarar, ni un rayo de sol en toda el area. Tuvimos que guardar todo mojado, y seguir viaje abrigados con campera. Como nos faltaban 40 km hasta Salzburgo, los hicimos a la mañana, y llegamos temprano para recorrer.

Como dejamos la montaña atrás, el sol empezó a calentar de vuelta. Encontramos a Salzburgo bastante calurosa. La ciudad es famosa, porque ahí nacio Mozart, y también por la Novicia Rebelde. La caminamos con las bicis, sacamos fotos, vimos los puntos de atracción mas importantes, y festejamos haber cruzado los Alpes con una hamburguesa. A la tarde, seguimos viaje porque nos quedaban unos 30km hasta la casa de Chris, en un pueblo cerca de la frontera, pero ya del lado Aleman. Seguimos todo por bicisenda, y llegamos, como habíamos quedado, pasadas las 17hs. Él no estaba en su casa, y aprovechamos para poner la carpa al sol. Cuando llego, charlamos mucho, nos contó que en dos semanas se va a vivir a Japon. Asique estaba muy entusiasmado. Se muda por amor. Resulta que estuvo viajando por Asia durante 15 meses, y en Japon, via Couchsurfing, se puso de novio con una joven medica japonesa. Nos contó muchas cosas de su viaje, y su vida. Nosotros también le contamos de nosotros. Es vegetariano y deportista, y preparo para la comida muy sana, y muy rica. Camarones con verduras, y papas con sardinas. Rige su dieta, por una aplicación del celular, que le da las recetas, y también le dice el entrenamiento que tiene que hacer.

DSC02269Dormimos en el living, y después de 4 días en carpa sin llover, se largo una tormenta terrible. Asique agradecimos el doble estar bajo techo.

El viernes 25, desayunamos mate con brocoli, espinaca y huevo. El desayuno mas extraño hasta ahora. Igualmente riquisimo. Cuando empezamos a armar las bicis, nos dimos cuenta que habíamos pinchado nuevamente, asique arreglamos la camara una vez mas. Era un día de pocos kilómetros, asique nos lo tomamos con tranquilidad. Habia algunas colinas, que costaron un poco, pero bien. También cruzamos unos lagos, y llegamos facilmente al punto de encuentro, ya en la ciudad de Altenmark, con Michel nuestro host del día. Nos guio hasta su casa, y ahí nos presentamos. Él es enfermero, trabaja hace 20 años en un hospital cercano. Tiene un hijo, que lo iba a visitar la semana siguiente, y anda en una bici muy extraña. Este año se fue hasta Rusia. Es muy simpatico, y sobre todo, muy generoso. Cuando Juan le contó de su celular, él le regalo uno que si bien tiene la pantalla rota, funciona. También nos regalo un gps, porque el se había comprado uno nuevo. Nos ofrecio lavar ropa, y obviamente que aceptamos. Cocinamos juntos, una tarta de verduras, otro host vegetariano, y charlamos mucho. Nos mostramos mutuamente nuestros blogs, y la pasamos muy bien.DSC02278

Nos levantamos alrededor de las 8, preparamos todo, desayunamos y salimos los tres a pedalear. Pasamos por una bicicleteria, y compramos parches y pastillas de freno que necesitábamos. Michel nos acompaño unos 15 kilómetros, hasta un lago donde él se quedaba a nadar. Nosotros seguimos viaje por rutas pequeñas que atravesaban las colinas, lo que hacía que fuese bastante cansador el pedaleo. En Alemania hay un pueblito cada 5 km, asique cruzamos un montonazo. Todos muy pintorescos, prolijos con sus iglesias, jardines, etc.

DSC02276Llegamos a Wasserburg donde supuestamente íbamos a contactar por teléfono a nuestro host. El problema fue que no conseguíamos con él, lo llamamos como 5 veces de distintos teléfonos que la gente nos iba prestando y nada. En un bar conseguimos wi-fi y nos enteramos que el pueblo de donde era estaba 10 km antes. Además el seguía sin contestar. No queríamos volver a atrás, asique cambiamos los planes. Unos días antes nos habíamos escrito con Regina, otra host de un pueblo más adelante y ella también nos podía recibir. Si bien ya le habíamos dicho que no íbamos a pasar, la contactamos y nos dijo que nos esperaba. Pedaleamos los 15 km que nos faltaban, ya bastante agotados y llegamos a Ramemberg a las 19hs.

DSC02289Regina es hermana de Andreas, un ciclista de warmshowers que también esta recorriendo Europa hacia Marruecos. Ella esta estudiando para ser profesora de Inglés y biología y es súper amable. Nos trato muy bien después de un día un poco complicado. Tuvimos un cuarto y una cena caliente, asique felices. También en la casa estaban, Chris (otro hermano) y Giulia, la hija de Chris de 9 años, muy dulce. Compartimos la cena y charlamos bastante, Regina nos dió consejos para la ciudad que estamos por conocer y nos contó de su viaje por Indonesia y de la vida en Alemania.

Nuestro próximo destino es la ciudad de Munich, otro de nuestros objetivos. Seguimos pedaleando con ganas y disfrutando día a día lo que el viaje nos tiene preparado.

DSC02225

Otro objetivo cumplido en Italia: Venezia. Savignano sul Rubicone, Ravenna, Porto Garibaldi, Adria, Padova, Treviso, San Vito al Tagliamento.

DSC01991.JPGEl viernes 11 de Agosto salimos de Roma en tren hacia Rimini. Analizando el mapa y el calendario habíamos decidido ahorramos unos cuantos kilómetros de montaña y cruzar los Apeninos (la cadena montañosa que es como la columna vertebral de Italia) para llegar hasta la costa adriática. El viaje en tren fue más fácil y tranquilo que los anteriores, o quizás nos lo tomamos con más calma. Fue largo, pero lo disfrutamos.

DSC01863Llegamos a Rimini a eso de las 17hs y pedaleamos unos 15 km hasta Savignano sul Rubicone, donde nos esperaba Marco y su linda familia. El Rubicone es un rio importante, cuando Julio Cesar iba rumbo a Roma tuvo que cruzarlo y desde ahí la frase “cruzar el Rubicone” significa algo así como un logro relevante. Nosotros lo pedaleamos sin tanta importancia, pero nos llevó hasta la casa donde nos recibió Nadia y Marco con sus tres pequeños. En seguida nos pusimos a jugar con ellos, tienen 4,3 y 2 años respectivamente y son unos personajes, jugamos a la pelota, les enseñamos canciones en castellano. Extrañamos mucho la presencia de los peques en nuestras vidas asique siempre nos gusta tener la posibilidad de jugar un rato. Ana, la nena del medio, nos hablaba en italiano rapidísimo aunque le dijimos que tanto no entendíamos, pero ella estaba inspirada, asique a todo le decíamos que si.

DSC01864Cenamos con esta familia, como siempre que conocemos a alguien, les contamos nuestra historia, les hablamos de Junin, de Buenos Aires, de Bolivia y de nuestro viaje. También hacemos preguntas y ellos nos cuentan que siempre vivieron en esta región, Nadia es enfermera y Marco ingeniero, viajan en bici, compraron una casa rodante y que se van de vacaciones a Austria, entre otras cosas.

Después de cenar armamos la carpa en el jardín. No sabíamos que nos iba tocar carpa porque la casa era grande, no nos lo esperábamos, pero bueno, cosas que pasan. Volver al movimiento después de tantos días de quietud nos agotó. Al ratito de habernos dormido el perro empezó a ladrar hasta despertarnos, y no paró de ladrar. En algún momento nos dormimos, pero nos volvía a despertar con sus ladridos. En un momento frenaron los ladridos y empezaron los gallos, nos resignamos a que esa noche no íbamos a descansar bien.

DSC01887El sábado empezamos el día temprano y cansados,asique pedaleamos poco, además hacia muchísimo calor. Pensábamos llegar a Ravenna y quizás pasarla, pero frenamos un poco antes. La ruta estuvo tranquila. Pasamos por algunos pueblos costeros y después por el campo. Cuando decidimos frenar era temprano, pero como había un camping era mejor aprovechar. Llegamos justo en la temporada más alta, esta semana en Italia es como la segunda quincena de enero en la costa. Los precios de los campings se duplican, una locura. Por suerte negociamos un descuentito, no fue mucho pero todo suma. Como llegamos temprano, tipo 16 pudimos aprovechar la pileta, el wifi y descansar. Fuimos al súper sin peso en las bicis, súper rápido, volvimos, sandwiches y a la carpa otra vez. Dormimos todo lo que no habíamos dormido la noche anterior. Desde las 21.30 hasta las 7 de corrido.

DSC01886El domingo salimos tranquilos, si bien ya desarmamos campamento mucho más rápido que al principio, retrasamos un poco la salida. Pedaleamos los pocos kilómetros que nos quedaban hasta Ravenna y paseamos por la ciudad. Nos habían hablado mucho de los mosaicos, son muy famosos y por lo que nos contaron te dejan una gran impresión. Quisimos verlos, pero el museo estaba cerrado y había una excursión que llevaba mucho tiempo y era muy cara. Asique quedó para la próxima, pero nos contentamos con pasear Ravenna, muy bella.

Desde ahí no teníamos claro que camino seguir, la costa o el interior. Cada opción tenía sus pros y su contras. Había una posibilidad para dormir cerca de Ferrara, pero estaba muy lejos. Fuimos hasta el tren para acercarnos un poco, pero lo descartamos porque nos cobraban el doble por llevar las bicis. Finalmente tomamos una ciclovía siguiendo unos carteles que decían “Ravenna- Venecia”. Resultó muy bien, una ruta muy tranquila, por pueblitos muy lindos. Frenamos en uno a almorzar en la plaza. Después tuvimos que tomar una balsa para cruzar un rio. El tipo que la manejaba estaba aburridísimo, sentado ahí sin tv ni radio ni nada, el y la balsa. Esta zona es de muchos rios y lagos porque ya se va formando el delta del rio Po (el más importante de Italia).

En la mitad de la pedaleada, nos quedamos sin agua, por algunos kilómetros. Como siempre, frenamos en una casa, a pedir si nos podian rellenar la botella. Pero esta vez, una nena muy tierna, de unos 7 años, nos trajo una botella de agua mineral de 2lts de la heladera. Con la sed que teníamos casi nos la bajamos en la puerta.

Alrededor de las 18 todavía no sabíamos donde íbamos a domir. Fuimos hasta un camping pero no había lugar ( además costaba una fortuna). Decidimos entonces ,quedarnos en el estacionamiento de campers que estaba justo en frente. Le preguntamos algunos de los que estaban ahí y nos dijeron que teóricamente no se podía, pero que muchos armaban la carpa después de las 20 y si la desarmaban temprano no había problema. No era la mejor opción, nos arriesgábamos a que llegara el guardia y nos hiciera una multa. Pero estábamos muy cansados y no veíamos otras opciones, además a la noche, nos habían dicho, no pasaban. Entonces esperamos que bajara el sol, armamos carpa rápido y a dormir.

DSC019036.30 a.m escuchamos un auto y voces. Por supuesto nos perseguimos, pero pensamos que lo mejor era hacernos los dormidos. Igual espiamos y vimos que eran los basureros, no dijeron nada. Pero ya estábamos despiertos, asique lo mejor era arrancar. Fuimos directo al supermercado, porque no teníamos nada. Desayunamos fuerte, en una vereda, y seguimos viaje. A los 25km frenamos en un pueblito, a tomar un café. Los italianos toman el café tipo shot. Es medio pocillo, muy fuerte. Mismo efecto que una taza grande de café Argentino. Cuando nos estábamos por ir, descubrimos la cuarta pinchadura del viaje. La ultima rueda que quedaba sin cambiar. Ahora estamos cien por ciento parchados. Lo resolvimos bien, y seguimos viaje. 10Km mas, y ya era momento de almorzar. Buscamos una plaza, pero nos tuvimos que conformar con una sombra pequeña, que se fue achicando mientras estábamos ahí. Era otro día de calor arrasador, insoportable.

Después de almorzar, nos dimos cuenta que la pinchadura era doble. Asique otra vez, desarmar y arreglar. Por suerte, siempre encontramos gente que nos da una manito, como por ejemplo prestarnos un fuenton con agua, para poder identificar la pinchadura.

DSC01918Seguimos pedaleando, ya muy cansados, otros 20km mas, hasta Adria. Merendamos y descansamos un rato, pero todavía teníamos que resolver donde íbamos a dormir. No había camping en ningún lado, asique solo nos quedaba nuestra suerte. La incertidumbre es muy agotadora. Es mucho mas fácil cuando sabemos a donde vamos y tener asegurada la noche. Igualmente, juntamos fuerzas, y dejamos Adria, porque era una ciudad y no había chances de acampar. Hicimos como 10km, y vimos un terreno posible, al lado de una casa. Nos tiramos el lance de preguntar y para nuestra sorpresa, Paola, una biologa italiana y su mamá, fueron súper amables con nosotros. Nos dejaron poner la carpa, nos regalaron uvas de su huerta, y a la mañana siguiente nos invitaron a desayunar.

DSC01920

Una vez mas, nuestra suerte nos acompaño. Fueron muy dulces y les agradecimos mucho. Nos regalaron una fruta, que no conociamos, para el camino. Es una especie de mini-pera, de cascara verde, y roja por dentro. Muy dulce, y con muchas semillas muy chicas. Llamada Fico, una fruta del mediterraneo.

El 15 de agosto, en Italia, se festeja el ferragosto. Por lo que pudimos entender es la asunción de la virgen, que ellos llaman “la sunta”, pero nos dijeron que también coincide con una festividad romana. De todas formas, es un feriado importante.

Desde la casa de Paola hasta Padua, la ruta fue muy tranquila. Seguimos el curso de un rio, y cruzamos el imponente rio Po. Almorzamos en un pueblito, antes de la entrada a la ciudad. El ingreso fue muy sencillo, porque hacia mucho calor, y no había nadie. Muy feriado. Fuimos directo a Prato della Valle, la segunda plaza mas grande de Europa. Como toda plaza en Europa, casi ningún árbol, todo cemento, y muchas estatuas. Muy linda igualmente. Habia unas iglesias enormes, que también nos impresionaron. Tomamos helado, y descansamos en un parque. Cuando se hicieron las 18, fuimos a la casa de Leo, nuestro host.

Nos encontramos con otra de esas familias que nos encantan. La mamá de Leo nos mimó como si fuéramos sus sobrinos. Charlamos mucho con ella, en una mezcla de italiano-español-inglés, nos acomodamos y descansamos un rato. Después llegaron amigos de Leo a cenar. Primero un chico que había estado pedaleando dos meses por Islandia, profesor, muy simpático y tranquilo, hablaba español. Después llegaron Gabrielle y Gastón una pareja también muy buena onda, ella una joven abogada italiana, y él estudiante de ingeniería y bonaerense. Nos contaron que su amor empezó en Junin, se conocieron mochileando. Los dos hablaban con toda la jerga argentina, asique fue muy lindo, compartimos nostalgias. Hablamos del asado, de los alfajores, del rock. DSC01965.JPGLa cena estuvo muy buena, extrañábamos ese ambiente de juntada, charlamos mucho, nos hicieron sentir re cómodos. Comimos como siempre en Italia: mucho. Primero pasta y después otras cosas ricas. Tipo 23hs nos fuimos los 6 en las bicis para el centro. Como era “ferragosto” había un show de fuegos artificiales en el centro. Volvimos a la plaza que habíamos estado más temprano y vimos muy buena pirotecnia, bastante impresionante. Después fuimos a otra plaza donde no habíamos estado, nos mostraron un reloj gigante y súper antiguo. El reloj no solo marca la hora, también la fecha, la estación, el signo del zodiaco, esta buenísimo. Nos contaron también que falta el signo libra, la balanza, porque como no le pagaron al constructor, cuentan las leyendas, que lo escondió en la plaza.

El miércoles 16 nos levantamos temprano con una gran motivación: conocer Venecia. Otro gran punto en nuestro viaje. Desayunamos con la familia y pedaleamos hasta la casa de Gabrielle y Gastón, ahí dejamos las bicis y caminamos hasta la estación. Media hora en tren y llegamos a la mítica ciudad de los canales. Por supuesto estaba llenísima de turistas, pero esta vez íbamos preparados para eso, no nos sorprendió para nada. A la salida de la estación estaban filmando una película, que después nos enteramos es de Clint Eastwood. DSC01985Empezamos a caminar por las callecitas mirando todo, las máscaras, los canales, los edificios. Caminamos un poco hasta encontrar un lugar tranquilo para tomar mate. Entramos a varias iglesias, nos perdimos unas cuantas veces, pasamos muchísimo calor. Paseamos un montón, caminamos como nunca, buscando puentes y puntos marcados en el mapa. Después de almorzar en una plaza, fuimos a San Marco, que es la plaza más importante. Es imponente, las construcciones, las torres, es muy evidente que fue capital de una república. Vimos todos los barquitos, las famosas góndolas, mucho circo para el turismo, pero igual lindo, muy pintoresco. A las 17.30 tomamos el tren de vuelta, con nuestros pies pidiendo por favor volver a la bici.

DSC02079Pasamos a buscar las bicis, y de paso tomar unos mates por lo de Gastón y Gabrielle. Nos dieron consejos de como seguir para Austria, y charlamos un poco mas de la vida y los viajes. En lo de Leo nos esperaba una hermosa cena familiar con autentica pizza italiana. Pudimos conocer un poco más al papá de Leo y a su hermano. Hablamos de un montón de temas mezclando idiomas, opiniones y todo. Giovani, hermano de Leo, es filósofo y habla muy bien español. Su papá hablo mucho, solo en italiano, sabe bastante de política, asique fue muy interesante. La pasamos muy lindo.

DSC01894Al día siguiente seguimos viaje hacia Treviso, a unos 50 km de Padova. Los primeros 20 los hicimos rápido, y frenamos a almorzar porque habíamos salido tarde. Agarramos una bici-senda muy bonita con sombra y tranquila. 10 km después encontramos un lugar con mesas y agua y nos quedamos un buen rato. A las 16 seguimos viaje porque todavía nos quedaban un poco más de 20. La bici-senda te permite charlar y charlar hace que no se haga tan pesado el pedaleo, sobre todo cuando ya hiciste 40 km. Igualmente la última parte siempre se hace larga y pesada, el cuerpo ya pide frenar.

Nuestro destino del día era un “agriturismo” que tenía cuenta en warmshowers y según decía se podía acampar. No teníamos muchas expectativas y nos sorprendió mucho para bien. Filippo nos recibió con muy buena onda. Primero nos dijo que no hacia falta que armemos la carpa porque tenían una disponible, con camas y todo! nosotros súper contentos. Además nos podíamos bañar, cosa que no esperábamos. Al final la carpa estaba reservada, asique armamos la nuestra, pero igual fue un lujo. Nos dijo que estaban festejando el cumpleaños de la hija y que habían hecho una paella enorme, que vayamos a buscar unas porciones. Estaba exquisita, una vez más nuestra suerte nos acompañó.

DSC02083El jueves a la mañana cuando fuimos a despedirnos, la mamá de Filippo nos invitó a desayunar, una señora italiana muy buena. Hasta nos dio unas mermeladas para que nos llevemos. Nos enteramos las tristes noticias de Barcelona. Todo el día lo estuvimos charlando, un garrón la verdad. Pero seguimos pedaleando. Un día de mucho calor, y muchos mosquitos. Frenamos un rato nomás y llegamos temprano a nuestro destino del día: San Vito al Tagliamento.

En este lindo pueblo conocimos a Edi y Claudio, nuestros hosts y nuevos protectores de nuestro viaje. Desde el momento que llegamos Edi nos malcrió, nos mostró nuestra habitación, nos preparó una cena riquísima y abundante.

DSC02093Hoy a la mañana también hizo un desayuno zarpado y después como estaba muy tormentoso nos insistieron en que nos quedemos una noche mas, porque el proximo destino son las montañas (los alpes), y ahí seguro llueve. Edi nos llevó a pasear, en el pueblo entramos a una iglesia, un viejo hospital, un antiguo castillo. Visitamos el teatro que es hermoso. Fuimos a otros dos pueblitos cercanos, todos amurallados. Vimos iglesias, viejos castillos, mercados, un molino de agua. Nos gustó mucho pasear con ella, nos mostró y contó muchas cosas, fue súper amable. En Spilimbergo tomamos un Spritz, una bebida típica: vino blanco, agua y Apperol. Volvimos a almorzar esta vez también con Claudio, el marido de Edi, que nos contó muchas historias de bicis. Hablamos sobre nuestros respectivos países e historias.

DSC02137

Ellos dos trabajan en una fabrica de botellas para vino, están casados hace 28 años, les gusta viajar, tienen a sus familias cerca y aunque a veces discuten son muy pero muy simpáticos.

A la tarde ellos salieron, y nosotros nos quedamos descansando. Cuando volvieron nos llevaron a “la sagra” una fiesta que se hace todos los años. Es en una escuela, hay mucha comida y baile (aunque no nos quedamos al baile, porque la tormenta se acercaba) la comida estuvo buenísima. Probamos el “frico”, que es tipico de la zona (papas con queso, frito). Después paseamos un poco más, nos mostraron la palestra del pueblo y caminamos una vez más por el centro. Disfrutamos mucho de su hospitalidad una vez más agradecemos tanto.DSC02139

Mañana seguimos viaje hacia la montaña, cambiamos un poco el plan original y en lugar de ir hacia el este, y pasar por Eslovenia, decidimos encarar hacia Austria por la montaña, aunque por bicisenda. Segun dicen, la mejor ruta de bicis de Europa. Solo nos quedan unos días en Italia asique nos vamos despidiendo de otro hermoso país que nos deja un motón de buenos recuerdos.

DSC01992.JPG

ROMA

DSC01795Estos días hicimos mucha nada. Le hicimos honor al “dolce fare niente” italiano. Mucho descanso, mucha fiaca, muchas series, mucho mate, mucha charla, mucho calor, mucho aire acondicionado, mucha lectura, mucha pasta, mucha pizza.

Paseamos, si que paseamos. Fuimos a todos los puntos marcados como atracciones, sacamos fotos, fuimos turistas. Pero el viaje nos dió la oportunidad de parar y juntar fuerzas, y la aprovechamos.

En la lectura de estos días nos encontramos con una linda descripción de esta ciudad:

En Europa se ha desatado una lucha por el poder. Una serie de ciudades compiten entre sí para ver cuál de ellas emerge como la gran metrópolis europea del siglo XXI. ¿Será Londres? ¿París? ¿Berlín? ¿Tal vez Bruselas, la capital de la joven unión? Todas se afanan en superar a las demás cultural, arquitectónica, política y fiscalmente. Pero Roma, Roma no compite. Roma se limita a contemplar el ajetreo y el empeño, totalmente impertérrita, como si dijera con aire de suficiencia: Mira, hagan lo que les dé la gana, porque yo sigo siendo Roma. ….esa regia seguridad en sí misma que tiene esta ciudad, tan asentada y rotunda, tan entretenida y monumental, tranquila de saber que tiene su sitio asegurado en el regazo de la historia. Cuando sea una señora mayor, me gustaría ser como Roma.”

DSC01816Llegamos el martes 1 de agosto, encontramos la casa de Adriana y Paolo más fácil de lo que creímos. Ellos son los padres de Flaminia. Adriana es de apellido Pollitzer, su bisabuelo fue hermano de mi tatarabuelo. Parientes lejanos, con un corazón tan grande como para ofrecernos que usemos su casa sin conocernos y sin que ellos estuvieran. Mucha suerte, mucha confianza, mucha alegría de poder frenar.

Desde Huesca (un mes, mil quinientos km) no teníamos la oportunidad de dormir más de una noche en un mismo lugar, de levantarnos cuando quisiéramos, de cocinar, de descansar y la tuvimos en Roma. La disfrutamos.

El miércoles hicimos la primer recorrida por el centro de Roma, pero, error de principiantes, salimos como a las 11am y nos cocinamos. Lo primero que fuimos a ver fue el Coliseo. Tiene su mística, como la torre de Pisa o el Big Ben. Tenerlo en frente da una cosita. Mucha historia, mucha presencia. Rodeado de muchísimos turistas. Nos dimos cuenta que había que cambiar la estrategia, pasear en otro horario. Igual hicimos un recorrido, vimos el foro romano, el Palatino, el Campidoglio, el Pantheon. Todas construcciones impresionantes. Es muy loco pedalear esta ciudad, cada cuadra hay algo llamativo, un indicio de toda la historia que subyace, nosotros no sabemos nada de historia antigua, pero no deja de sorprendernos. Pasamos por la fontana di Trevi, pero estaba demasiado llena de gente y decidimos volver otro día.

En los días siguientes leímos un poco, miramos videos, intentamos informarnos un poco. Pensamos en la crueldad que el coliseo albergó, los gladiadores, los esclavos, toda esa época. Aunque ahora existan otras formas de crueldad, por lo menos ya no esta esa. A la vez también pensamos en los egos de los que mandaban a construir ese tipo de edificios, que inseguridades taparían y cuanta desigualdad. Pensamos en las vidas comunes de los constructores, que nadie nombra, ni los guias turísticos. También nos llamó mucho la atención como convive toda la parte histórica con la ciudad actual, estan de una manera extraña, integradas. Un edificio nuevo y rastro de otro súper antiguo. Así como el comercio también se adapta, mucho marketing para todo.

DSC01737El jueves salimos a la nochecita, pero el calor no aflojaba. Fue linda la caminata nocturna. Todo el día estuvimos con el aire acondicionado, haciendo las cosas que el constante movimiento no nos permitía. Ordenar las fotos, mirar el mapa, escuchar música, mirar series.

El viernes fue parecido al jueves, y era lo que necesitábamos, que dos días se parezcan. Descansar.

DSC01725El sábado salimos a las 6 am. Aprovechamos mucho la salida. El clima estaba ideal y no había casi nadie en las calles. Fuimos al vaticano, inmenso, abrumador, raro, pero pasamos, estuvimos, lo vimos. Encontramos la fontana di Trevi más accesible y tiramos la monedita obligada. Dicen que hay que hacerlo para volver. Pensamos que ojala volvamos en otro viaje, menos cansados, más informados, con más presupuesto. Disfrutamos mucho ese paseo, tomamos mate en Piazza Navona, llena de fuentes (como todo Roma), de arte, de historia. Pasamos por el mercado “Campo di Fiori”muy pintoresco. También pedaleamos por tres barrios que nos habían recomendado: el Trastevere (el más antiguo de Roma), el barrio judío, y el barrio Monti. Vimos el circo Massimo, la pirámide y el castillo de San Angelo. Pedaleamos por la ribera del Tevere, un rio muy bonito con unos puentes alucinantes.

Lo díficil cuando recorres por tu cuenta, sin guias, es saber si realmente era ese lugar que te habían recomendado, es todo bastante indefinido. Pero es todo muy lindo. A veces nos agarra un poco de desesperación, no sabemos si realmente le estamos sacando el jugo al viaje, a las oportunidades. Después nos relajamos, es nuestra manera de viajar, incluso si lo queremos “desaprovechar” (no entrando a museos o haciendo tours), decidiendo dejar pasar cosas, es nuestra decision.

DSC01766Tipo 11 volvimos a nuestra guarida temporal, a refugiarnos de los 40 grados y a hacer nada o lo que se nos diera la gana.

El domingo nos animamos a la tarde calurosa y nos fuimos a un parque a tomar mate. Fuimos a Villa Adda un parque gigante con muchos árboles, lagos, juegos, muy bonito. El calor había hecho estragos con el pasto, estaba todo quemado. Hablamos con gente de acá y nos dijeron que no es solo el calor, que la ciudad tendría que poder regar, que el problema es la mafia. Nos sentamos frente a una laguna llena de tortugas. Charlamos y vivimos lento, como ellas. Cuando estaba atardeciendo empezamos a volver y nos perdimos en las profundidades del parque, al final fue una caminata larguísima. Terminamos el día con pizza.

DSC01811El lunes otra vez tomamos valor para salir al calor, esta vez con dos estímulos: conocer a un amigo de Maria (nuestra host en Lucca) y probar el verdadero gelatto italiano. Pedaleamos nuevamente hasta el centro a las 4 de la tarde. Llegamos a la heladería y lo conocimos a Renato y a Mateo. Charlamos mucho, les preguntamos de todo. Hablamos de la ciudad, del helado, de la vida, del turismo. Fueron muy piolas con nosotros, a pesar de que estaban trabajando nos recibieron, nos mostraron como se hacía el helado y nos hicieron probar los gustos más extraños: albahaca, lavanda y damasco. Nos gustaron mucho, aunque después compramos unos más tradicionales. Nos quedamos un rato mirando a los turistas en Plaza España y volvimos a la casa. A la noche volvimos a caminar.

El martes pedaleamos otra parte menos turística de Roma, para llegar al súpermercado barato y comprar reservas e ingredientes para las empanadas. A la tardecita fuimos a seguir paseando por plaza Bologna, y seguimos una recomendación: “El aperitivo”. Entre las 19 y las 21 hay bares donde compras una bebida y tenes acceso al buffet, podes comer la cantidad que quieras, y hasta hay postre, muy bueno. Volvimos pedaleando distraidos por la luna llena.

DSC01843Miércoles, otro encuentro, esta vez con Sisí, una amiga de mamá muy querida que pasa parte del año acá en Roma, ya que su pareja es de acá. Nos encontramos en un restaurant frente al Mausoleo de Augusto. Lamentablemente no se podía ver mucho porque estaba en obra pero la pasamos muy bien. Comimos platos tipicos, probamos el pez espada, y de postre tiramisú. Después paseamos por la zona DSC01854mientras charlamos. Le contamos de nuestro viaje y ella nos contó de su vida, y de algunos viajes también. Recorrimos callecitas muy bellas, aunque con calor sofocante. A la tarde preparamos las empanadas con todo el amor y el agradecimiento que sentimos.

Jueves 10/8/2017 dedicado a prepararnos para lo que viene y dejar la casa de la mejor manera posible. Fuimos a comprar una planta de regalo y limpiamos la casa.

Adriana y Paolo llegaron cerca de las 21, compartimos la cena y charlamos. Ellos estaban muy cansados del viaje y no se dio como nos hubiera gustado el encuentro. Todo iba bastante bien hasta que Adriana fue a su computadora de escritorio, y no encontró su usuario (porque habían corrido unas actualizaciones de windows y solo ingresaba como invitado). Se enojó muchísimo con nosotros, si bien Juan lo solucionó en 5 minutos, fue un momento muy incómodo. Nos sentimos muy mal. Igualmente no dejamos de estarles agradecidos, pero hubiéramos querido que fuese distinto.

El viernes temprano dejamos Roma con energías recargadas, de vuelta a la ruta con sus cosas buenas y malas, vamos por muchas más aventuras.

DSC01726

 

Cosas que te pasan en la bici: Los sentidos

Por ahí suena un poco exagerado, pero venimos pensando que en la bici los sentidos se agudizan, se intensifican. Vamos de a uno:

Vista:

DSC00806En estos cuatro meses nos llenamos de imágenes. A veces no nos alcanzan los ojos para mirar todo: los paisajes, los cielos, los bosques, las ciudades, los edificios. Lo macro y lo micro: una flor, una casita antigua, una calle de adoquines. Estar todos los días en un lugar nuevo es mirar todos los días cosas nuevas, colores, formas. Siempre que podemos vemos el mar.  No son suficientes dos ojos para mirarlo. Vimos muchas construcciones súper importantes, históricas, icónicas, inmensas. Para verlas tampoco alcanza una sola mirada. Cada vez que miras descubrís otro detalle. En el camino también miramos de todo. Y miramos las caras de las personas que vamos encontrando y en la caras vemos vidas, historias, ganas de comunicarse y hospitalidad y bienvenida (casi siempre). Hay que tener la vista atenta para mirar el paisaje y a la vez mirar el camino, porque puede haber un pozo una piedra, mirar nos salva la vida :).

Tacto:

DSC00936La días en bici son días afuera. No hay un auto,una casa o una escuela entre nuestras pieles y lo que el día nos trae. Por eso sentimos todo. Sentimos intensamente el viento, en la cara, en los ojos, en la boca, en las manos y en las piernas. El viento es una variable importante, y si, en Junin también hay viento, pero cerras la puerta y se acabó. Ahora no tenemos puerta que cerrar, asique solo nos queda amigarnos, charlar con el viento, escucharlo, pedirle que se calme por un rato (disfrutar cuando lo hace) putearlo cuando se te acaba la paciencia. Para después volver a entender que es necesario,que se lleva las nubes, que transporta semillitas, que hace a las olas y que todo lo empuja.
Igual que el viento sentimos la lluvia y el sol. La lluvia no es buena compañera de pedaleada, pero hay que reque el primer ratito, apenas empieza y cuando todavía no estas empapado, te regala ese olorcito. Además nos gusta tanto ver el verde y las flores que la lluvia es tolerable (a aveces). Lo mejor, cuando se puede, es esperar que pase. Comprobamos el dicho “siempre que llovío paró” aunque sea después de dos horas en el supermercado, 45 minutos en una parada de colectivo, o tres días en Inglaterra, siempre para.
También sentimos el sol. Cuando esta en el punto justo, cuando se zarpa y pareciera que nos quiere cocinar (como estos días). Lo sentimos cuando se esconde y cuando vuelve. El sol es buen compañero, cuando nos faltaba le cantabamos para que aparezca, ahora que nos sobra le pedimos que se vaya un ratito o que afloje intensidad (sin mucho éxito).
Sentimos, por el tacto, el agua de la ducha que siempre se agradece, es un lujo después de un día de bici. Sentimos la sábanas cuando tenemos la suerte de dormir en cama y la colchoneta cuando toca carpa. El pasto de los parques donde descansamos, el aire acondicionado o la calefacción cuando nos refugiamos en algún edificio, nuestra transpiración todos los días. Todo lo sentimos.

Oído:

DSC01477Se escucha mucho desde la bici. En el peor de los escenarios se escucha el tráfico, monótono y poco amigable. En el mejor de los casos se escuchan los pajaritos y otros tantos animales. A veces solo se escucha el viento. A veces se escucha el mar. Escuchamos los ruidos de nuestras bicis cansadas. Escuchamos la voz del otro cuando se puede charlar o cantar. Escuchamos las campanitas que hacemos sonar para darnos ánimo. Cuando llegamos a los lugares escuchamos voces de otros, conversaciones, historias. En la mayoría de los lugares por los que anduvimos escuchamos idiomas distintos al nuestro que para nosotros son sonidos. Quizás por este motivo es que empezamos a prestarle atención al ritmo, a la intensidad, al tono. Nos tocó compartir varias mesas en las que la conversación era en otro idioma, y nos pasa algo raro, la charla pasa a ser como una canción instrumental, la disfrutamos sin entenderla del todo, la interpretamos, nos imaginamos que quiere decir. Las voces de los más chiquititos hablando fluidamente otro idioma es uno de los sonidos del viaje que mas nos gustan. Los acentos de cada lugar y los sonidos de la naturaleza, nos van llenando los oídos.
Mientras pedaleamos escuchamos también las voces internas (aunque no estoy segura si esto entra en esta categoría) tenemos varias. Hay que estar muy atentos para escuchar si viene un auto o para escuchar a la voz interna  que te anima y no tanto a la que solo se queja y tira para atrás.

Olfato:

DSC09668La mayor parte de los caminos que tomamos son por el campo y el campo tiene sus olores particulares. A veces desde la bici nos llegan oleadas: olor a quemado, olor a chanchos, olor de fabrica. Los camiones siempre traen oleadas desagradables. En los bosques los olores mejoran: el olor de la madera, el de las plantas y las flores, el olor de un rio o del mar: olor salado. Cuando pasamos por pueblitos a la hora de comer se sienten los olores de las cocinas, los de las panaderías, olores que hacen agua la boca. Cada región o parte del camino tiene su olor. Cada casa que visitamos tiene su olor propio, nuestra carpa también tiene el suyo. Agradecemos el olor de la cena y el del cafe a la mañana. Tenemos que convivir con nuestros olores, que aunque salgamos con olor a recien bañados a los 30 kilómetros ya no es el mismo. Por eso disfrutamos mas el olor a limpio, y ni hablar del lujo del olorcito a ropa limpia.

Gusto:

DSC01650Un sabor predominante: sandwiches, nos volvimos expertos en variación, preparación, precio, todo un sistema tenemos. Variamos y agregamos los gustos que podemos y el presupuesto nos permite: choclo, lentejas, atún. Solos los sabores no varian demasiado, pero la hospitalidad de los hosts viene acompañada de gustos diversos. Probamos muchas comidas, la mayoría muy ricas. Nuestros paladares, como todo nosotros, se volvieron más flexibles u adaptables, todo nos parece y agradecemos como si fuera un manjar.
Otro gusto recurrente: galletitas, según el país tenemos más o menos para elegir, aunque siempre vamos por las más baratas y las nombramos como “las nuestras”. Cuando hacía menos calor comprábamos unas con chocolate arriba, pero el sol nos las limitó, pasamos a unas tipo tartitas. Las galletitas no son para nada saludables, pero cumplen la función en las paradas técnicas de darnos un poco de energía.
Nuestra memoria gustativa(?) también creo buenos recuerdos en estos meses: las cerezas de un árbol al costado de la ruta, unos pelones en oferta, las frutillas cosechadas por nosotros, la cerveza belga, las papas fritas en Holanda, el desayuno inglés, los quesos franceses, el jamón vasco, la baguette, una milanesas en la casa de una host, el helado del super, el pan con chocolate, el “pancho” alemán, entre muchos otros.

Experimentamos con todos nuestros sentidos, y lo escribimos para ayudar a la memoria, para cuando querrámos recordarlo, que sea más completo, queremos poder recordar esos olores-sabores-sonidos-senaciones e imágenes asi como lo estamos viviendo. Sabemos que es difícil, los recuerdos son fragmentos pero hacemos nuestro intento y lo compartimos